Qué son las intervenciones asistidas con animales

Son aquellas intervenciones que se realizan con personas, normalmente con problemas psíquicos, a través de un animal, como pueda ser un perro, caballo, ave rapaz, delfín, o un gato, entre otros, interactuando con estos ya sea a través de las caricias, el cuidado e higiene, la monta, los juegos, e incluso el conocimiento de dicho animal, siempre con la supervisión de un profesional titulado y con el cariño y trato que estos animales se merecen. Este profesional debe estar atento a la persona que interactúa con ellos para que no pueda haber ningún susto, convirtiéndose esta interacción entre el animal y la persona en una especie de juego donde ambos disfrutan de la actividad, y con la finalidad de conseguir unos objetivos cara a la persona que la realiza, ayudándoles en el ámbito físico, psíquico y hasta social, sin olvidarnos nunca del bienestar del animal.

Como se empezaron a llevar a cabo

Las terapias con animales, son ya cada vez más reconocidas. En el año 1953, se marcó un gran avance en lo que hoy conocemos como INTERVENCIONES ASISTIDAS CON ANIMALES (IAA), siendo el psiquiatra Boris M. Levinson el primero en utilizar la palabra coterapeuta, refiriéndose a un animal, que en este caso era su perro, y a partir del año 1960 fué cuando ya se empezaron a efectuar estudios sobre la influencia de los animales en la salud humana.

En 1966, un músico con incapacidad visual fundó un centro para la rehabilitación para personas invidentes y con discapacidad física, en 1970, se usa por primera vez el término terapia, para referirse a la utilización de animales de compañía de manera intencional, y ya entre los años 80 y 90 se produjo un aumento importante en este ámbito de trabajo con los animales y los beneficios que estos aportan a nivel de salud

Para que personas son más beneficiosas

Se trabaja sobre todo con personas con problemas de salud mental. Podríamos hablar desde una depresión, TEA (trastorno del espectro autista), personas con baja autoestima, discapacidad intelectual, Síndrome de Asperger, TDAH (trastorno de déficit de atención), personas hospitalizadas, personas mayores… un ejemplo claro del beneficio de estas terapias fué en el año 1970, donde se evaluaron a 50 pacientes que estaban hospitalizados y que no estaban respondiendo al tratamiento convencional, realizándose  en este caso una terapia asistida con perros, obteniéndose buenos resultados en el área de la autoestima, la comunicación, la independencia, y la capacidad de asumir responsabilidades.


Estas terapias, no han ayudado solo a nivel de salud, sino que también como un aprendizaje de un oficio, como ocurrió en el año 1981 en una prisión de mujeres en Washington , donde las reclusas entrenaban a los perros que habían sido rescatados de perreras, para realizar con ellos terapias con personas con discapacidad, siendo el resultado, un aumento en la autoestima de estas mujeres y una satisfacción personal al estar al cuidado de un ser vivo, sin dejar atrás la esperanza de que ese aprendizaje pudiera convertirse en un posible trabajo para el día de mañana, pudiendo tener la tranquilidad de una solvencia económica y haciendo al mismo tiempo algo que les guste y les llene.

Otro estudio que se realiza en este mismo año, es en 92 pacientes coronarios, (un año después de salir de la unidad de cuidados coronarios), y se vió que el cuidado de estas mascotas propiciaba la conexión con el entorno y el hábito de rutinas saludables, como por ejemplo el ejercicio físico moderado. En 1991, se realiza otro estudio donde participan nada más y nada menos que 6000 personas, donde se comprueba que aquellas que viven con una mascota, presentan menos cifras de tensión arterial  alta, colesterol y triglicéridos, especialmente en mujeres de más de 40 años

Que animales son más válidos para las intervenciones

Aquí intervienen muchos factores, si la persona es un niño, un adulto, una persona mayor, de su tipo de discapacidad, del grado de esta, y de la meta que se quiera conseguir con esta persona, también intervienen otros factores como sus preferencias por los animales, de si ha habido algún tipo de trauma con alguno de ellos, de cuál le motiva más y de si es el adecuado para conseguir los objetivos que buscamos.

La perroterapia

Las intervenciones con perros de terapia, dan muy buen resultado en personas mayores que están o bien hospitalizadas o en residencias, disminuyendo su nivel de estrés y ansiedad. En los niños les ayuda a comunicarse mejor, con la empatía, y en el desarrollo de habilidades sociales, y en los niños con autismo les ayuda en la reducción de sus conductas de fuga y con el uso del lenguaje.

Los perros también son una buena terapia cuando hay una pérdida de la movilidad, o cuando hay una enfermedad mental, por eso dan buen resultado en personas mayores.

Los ponys

Son muy adecuados y eficaces en los niños, se trabaja con ellos sobre todo a través del juego, como por ejemplo, adivinar el color de la capa del pony, el nombre, tocar diferentes partes de su cuerpo, pasear alrededor del recinto buscando objetos escondidos…

Incluso enseñando previamente al niño el cuidado del pony antes de la monta (cepillado, limpieza de cascos, poner silla de montar…), y sobre todo  que en ningún momento se olvide de que está encima de un animal, que es un ser vivo, y que puede ser imprevisible, pero sin asustarlo, tampoco debe ser algo forzado por parte de los padres, siempre tiene que haber un mutuo acuerdo y ganas por parte del pequeño.

La equinoterapia

La terapia con caballos es la más utilizada en personas ya adultas, pues el animal ya está preparado para aguantar un peso mayor, que sería entre el 8 y el 10% del peso total del caballo, con ellos se realizarán actividades muy similares a las de los ponys.

Beneficiosa también para personas con autismo, depresión, baja autoestima, síndrome de Asperger, trastorno del déficit de atención… aportando seguridad, un aumento de la autoestima, y en la mayoría de las veces llevando a cabo los objetivos deseados para con la persona

Las aves rapaces

En las personas mayores pueden ser una terapia de gran ayuda, pues al ser actividades al aire libre, les causa un efecto relajante reduciendo su nivel de estrés, y al ser algo distinto a lo habitual les resulta una experiencia muy estimulante, y también efectivas en personas con discapacidades o diversidad funcional.

La delfinoterapia

Las terapias con delfines son una gran ayuda para niños autistas, mejorando su sistema inmunológico, el lenguaje, el contacto social, y el estado de ánimo, pues se producen efectos de relajación, eliminan la ansiedad y el estrés, regulan la presión arterial, y dan energía vital, también válida para niños con movilidad reducida.
Los delfines poseen una fuerte sensibilidad en cuanto a niños y niñas con discapacidad se refiere
También se utilizan como terapia para adolescentes y adultos.

La gatoterapia

Las terapias con gatos son muy eficaces para niños autistas, con TDAH (trastorno del déficit de atención), ayudan en el estado de ánimo combatiendo el estrés, ansiedad, depresión, mejora de la salud a nivel general y mental, y tienen un efecto terapéutico en personas con autismo.
Su ronroneo, produce vibraciones en el cuerpo que producen un efecto sanador.

Todos los animales que hemos mencionado tienen que estar previamente preparados , entrenados y certificados para llevar a cabo las terapias, y siempre con un profesional titulado.
A día de hoy todavía hay bastante desconocimiento sobre este tipo de terapias y todos los beneficios que estas tienen tanto para la persona que las realiza como para el animal.

2 pensamientos sobre “Animales que ayudan a las personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.