Si algo caracteriza al otoño, más allá de la caída de las hojas y los paisajes naranjas que estas dejan, es el clima frío y húmedo que marca el fin del verano, del calor y de las dinámicas propias de esa temporada. En estos meses, las lluvias y las temperaturas bajas pueden condicionar cómo nos relacionamos con nuestras mascotas. En el caso de perros, sin poder estar tantas horas en la calle por el frío y lluvias; y, en el caso de los gatos, que prefieren estar bajo una manta, a jugar con nosotros.

En este contexto, y coincidiendo con el Día Mundial de los Animales, que tiene lugar cada 4 de octubre, compartimos algunas recomendaciones que ayudarán a plantear las mejores opciones para dar a nuestras mascotas la actividad y atención que necesitan para esta época del año.

En el caso de los perros

Con la llegada del otoño, los paseos con nuestro can disminuyen y, en su lugar, aumenta el tiempo de estar en casa. En ese sentido, los perros, acostumbrados a pasar largas horas en la calle durante los últimos meses, pueden padecer estrés y ansiedad con este cambio de rutina. Por eso, expertos de Tiendanimal recomiendan para nuestros peludos:

  •  Juegos olfativos, que les permitan estimular su olfato y gastar gran parte de su energía en esta búsqueda insaciable del tesoro. Estos juegos pueden ser caseros, escondiendo una chuche entre los cojines, o bien más elaborados, como alfombras de olfateo, que ayudan a que el perro deje de lado la vista y se centre únicamente en usar el olfato, algo que les cansa y les relaja a partes iguales.
  • Juguetes que puedan roer durante horas como pueden ser un hueso natural o de cartílago; o un juguete tipo Kong, en el que se inserta en su interior golosinas que el perro disfruta persiguiendo y buscando la mejor manera de abrirlo y disfrutar del delicioso premio que contiene. Esto ayudará a que el perro concentre todos sus sentidos en conseguir su nuevo manjar y se fatigue mentalmente.

Para los gatos

Los gatos, al igual que nosotros, notan los cambios de luz y acusan los cambios de tiempo tanto como nosotros. Con la llegada del frío es habitual percibir a nuestro felino más apático y apagado. Esta es la razón por la que tener siempre a su alcance una manta calentita, en la que nuestro amigo gatuno pueda acurrucarse, es esencial en esta época del año para ofrecerle la tranquilidad y calor que merece y necesita. También puede ser buena idea ofrecerle una buena cama o espacios recogidos como cajas, casetas o túneles donde poder refugiarse del frío y del ruido externo”.

Tanto para perros como para gatos, será esencial proporcionarle momentos de juego y entretenimiento de calidad a diario para sobrellevar mejor esta etapa de transición. Y, si percibimos que nuestra mascota tiene un comportamiento poco habitual, deberemos acudir lo antes posible al veterinario para obtener un diagnóstico que determine un tratamiento lo más adecuado posible

Acerca del autor de la publicación

REDACCIÓN

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: