La tiránica falsa democracia…

Hay personas que viven de «estética» y otras… muchas menos, de ética.

La primera se basa en sucumbir a la deseabilidad social, aquí lo que premia es parecer ser, sin necesidad de serlo.

En la segunda, los éticos, éstos, sufren una fuerte disonancia cognitiva si no hacen lo que realmente piensan y sienten en relación a sus actos…

La investigación de la psicología social realizada en el campo de la persuasión muestra que los sujetos que tienen una alta deseabilidad social son más fáciles de persuadir, especialmente usando incentivos. 

Además, este tipo de individuos manifiestan una mayor dificultad a la hora de discriminar la calidad de los argumentos contenidos en un mensaje y la credibilidad de los hechos.

Son tan superficiales en su análisis como en lo que los define, para ellos lo importante es figurar, aparentar lo que sea necesario para «agradar interesadamente a su entorno», por eso viven en una constante ficción que les impide un análisis más profundo de la realidad.

Más específicamente, en situaciones de conformidad, la mayoría de personas que tienen alta deseabilidad social tienden a ceder con más facilidad a la presión de los demás, especialmente cuando se percibe a la fuente de persuasión como un experto.

Desde los estudios de Salomon Asch sabemos que estamos con la tiranía de ese 70% de la población más fácilmente influenciable, y ese es el problema de porqué es tan difícil cambiar la situación política de nuestro país cuando vivimos bajo la «la tiranía de las masas», a eso lo llaman democracia, sí, pero:

¿Es correcto darle la capacidad de voto a quien es fácilmente manipulable por estos «expertos» en manipulación política de opciones corruptas como el «PPSOE»?

Es sólo una pregunta.

Acerca del autor de la publicación

TONI BAUZÁ

Director Contenidos y Audiovisual | Agente de Prensa | Mallorca
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: