El peligro de pensar en voz alta cuando en vez de hacer eso, pensar, uno anula ciertas áreas de su cerebro para poder «creer»…

Es el timo siempre mal intencionado e interesado de ciertas personas que se apoderan de las religiones y las creencias de otras de buena fe, programadas, la mayoría, desde su infancia, para no tener sentido crítico hacia una estructura de autoridad que le induce a asumir como cierta una creencia .

La moderna neurología ha demostrado que el condicionamiento del mecanismo de recompensa cerebral por refuerzo interno de la religión, como nos explica el Dr. Jeffrey Anderson de la Universidad de Utah, funciona exactamente como una droga, como la cocaína, o las metanfetaminas, o como la música, o el amor romántico», concluye: «Todas esas experiencias en mayor o menor medida se aprovechan de las recompensas. La fisiología es la misma».

¿Cómo explicarle a un fanático religioso que es un «yonki» si no es a través de una prolongada terapia?

«Dios» es un concepto psicosocial, antropológico e histórico que quien haya comprobado con seriedad lo que estas disciplinas nos muestran… entenderá que fue diseñado desde nuestro propio antropocentrismo.

El ser humano llena gran parte de las incógnitas de su existencia mediante el recurso simple del «pensamiento mágico»… y así, poder sobrevivir a sus propias limitaciones, imperfecciones e incertidumbre existencial… utiliza estas tres cosas mediante grupos y estamentos concretos relacionados con el poder para generar, al igual que en un «supermercado ideológico» multitud de productos al gusto del consumidor en forma credos como mecanismo de control social adaptados a cada lugar, momento histórico y cultura.

Otra cosa es la espiritualidad universal, la de aquellos que la consiguen al no profesar ninguna «verdad» a costa de negar las otras «verdades», por ser conscientes de que la vida es un misterio que sólo poseen aquellos que se centran en la bondad, amor y reconocimiento de su propia ignorancia, siempre desde un punto de partida donde no se precisa la «etiqueta» de ser una imposición, porque la verdadera experiencia espiritual es única, personal e intransferible.

Por tanto, la antítesis que entraña un credo que se defina como una verdad universal que no admite discusión pero simultáneamente se define como todo lo contrario redefiniéndose ser amor, comprensión y tolerancia, nos hace deducir que toda religión no es un producto «divino», sino muy humano y bastante neurótico por cierto, que nos lleva a concluir que todo lo que separe a las personas mediante la intolerancia de exigir una verdad inequívoca… finalmente, no puede provenir de un «Dios» bueno, amoroso y tolerante.

Así, si observamos la religión que más a mano tenemos, pasamos de un «os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros…» y a la vez, decir algo parecido a mercaderes salid del templo de mi padre que os reviento con la fusta a todos…

¿Más claro? (Mr 10:34) y (Lc 12:51).- «No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa».

Dense un día un tiempo para leer los versículos más terroríficos y psicopáticos de la Sagrada Biblia «palabra de Dios» que durante siglos nos sumieron en la oscuridad, injusticia y saqueo por parte de poderosos y clero, siempre aliados más o menos bien avenidos y que aún hoy, se ven muy aplicados en ello… Por ejemplo con la cantidad de bienes inmuebles de los que se apropian (https://elpais.com/sociedad/2022-01-24/la-iglesia-admite-que-tiene-un-millar-de-inmuebles-que-no-son-suyos.html)

¿Cómo pueden decir que tal aberración de libro pueda ser utilizado para la educación moral y ética de un niño cuando expone a un «Dios» que se pasa el Antiguo Testamento ordenando barbaridades como las que un día Samuel le dijo a Saúl: «El Señor me envió a ungirte como rey sobre su pueblo Israel. Así que pon atención al mensaje del Señor. Así dice el Señor Todopoderoso: ‘He decidido castigar a los amalecitas por lo que le hicieron a Israel, pues no lo dejaron pasar cuando salía de Egipto. Así que ve y ataca a los amalecitas ahora mismo. Destruye por completo todo lo que les pertenezca; no les tengas compasión. Mátalos a todos, hombres y mujeres, niños y recién nacidos, toros y ovejas, camellos y asnos.”

¿Ha leído usted con sentido crítico, revisando lo que el conocimiento científico y multidisciplinar nos desvela de lo que realmente es la Biblia, quién realmente la escribió y por qué?

Si lo ha hecho, estaré encantado de escuchar o leer su opinión.

Acerca del autor de la publicación

TONI BAUZÁ

Director Contenidos y Audiovisual | Agente de Prensa | Mallorca
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: