Condena a 12 años de prisión por abuso sexual a menor: La responsabilidad compartida de una madre y su pareja

0

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Bizkaia ha emitido una sentencia condenatoria que ha generado conmoción y repudio en la opinión pública. Un hombre y su pareja han sido sentenciados a 12 años de prisión cada uno por abusar sexualmente de la hija menor de ella, configurándose un caso de abuso continuado que tuvo lugar desde febrero de 2021 hasta mayo de 2022.

El tribunal estableció que el procesado, aprovechándose de su posición privilegiada como pareja de la madre y figura paterna de la menor, llevó a cabo repetidos actos sexuales con la niña en la residencia familiar. Lo que es aún más perturbador es que la madre de la menor no solo era consciente de estos abusos, sino que los consintió y no tomó ninguna medida para proteger a su hija. Según la sentencia, cuando la menor acudió a su madre buscando protección, esta respondió de manera alarmante diciendo que «las cosas de casa no se cuentan, se quedan en casa».

El tribunal rechazó los argumentos de los acusados durante el juicio, quienes alegaron que el testimonio de la menor era falso y motivado por venganza debido a una supuesta disciplina educativa severa. Sin embargo, la evidencia presentada, incluyendo un informe pericial que confirmó que la menor había contraído una enfermedad de transmisión sexual del acusado, respaldó de manera contundente la veracidad de los relatos de la víctima.

La Audiencia de Bizkaia destacó la gravedad de los actos cometidos y sus consecuencias devastadoras para la menor, lo que justificó la imposición de la pena máxima permitida por ley para este tipo de delito. Además de la condena de prisión, se impuso una indemnización solidaria de 30.000 euros a favor de la víctima y se establecieron restricciones estrictas de comunicación y proximidad con la menor durante 20 años.

Uno de los aspectos más inquietantes de este caso es la participación activa de la madre en la comisión del delito por omisión, al no tomar ninguna medida para detener los abusos a los que estaba siendo sometida su propia hija. La sentencia refleja la gravedad de esta complicidad al privar a la madre de la patria potestad hasta que la niña alcance la mayoría de edad.

Es importante señalar que esta sentencia aún no es firme y cabe la posibilidad de apelación ante instancias superiores. Sin embargo, este caso destaca la necesidad urgente de proteger a los menores de cualquier forma de abuso y de responsabilizar a quienes permiten o facilitan tales actos atroces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.