Hoy queremos acercarnos a cada uno de ustedes, sin importar la edad, ni creencias religiosas, ni políticas.

Queremos que la imagen de Nerón, se os quede impregnada en vuestras retinas y su historia enternezca vuestros corazones. Y con todo ello nos ayudéis a encontrarlo, pues Nerón hace apenas una semana desapareció de su casa.

Nerón, llego a la vida de Olalla y su hija de la manera más imprevista.

El padrino de Olalla, lo metió en el coche con la esperanza de que su ahijada le diera una oportunidad, que la vida le había denegado hasta entonces.

Nerón, apareció en una de las colonias de Ses Covetes; el hombre sabía que un gato en las calles tiene los días contados. Poco a poco se fue ganando su confianza, sabia que su ahijada haría el resto.

Muchas palabras pueden definir a una persona, y la que mas define a Olalla es su buen corazón. No solo para los que ella ama, sino que su amor es tan inmenso que lo comparte con aquellos que pasaban de puntillas por la vida; y no eran otros que los animales. Los cuales los rescataba, sin importar color, raza, sexo, especie, tamaño.

El día que entro Nerón en la vida de Olalla, este ya puso sus propias condiciones y es que el gato en cuestión había elegido que su hogar fuera ese, sin prestar a las protestas de Olalla, ya que en esos momentos no eran los más adecuados para uno mas en la familia.

Ambas madre e hija, se aclimataron a la presencia de Nerón y pronto el les robo su corazón por completo. Fuera día o noche el felino se acercaba a ellas y dejaba que lo acariciaran horas enteras. Fue tal la conexión que surgió con la niña, que decidió trasladarse a dormir a su cama.

Por las mañanas, mientras la pequeña estaba en colegio, Nerón se trasladaba a la mesa de Olalla y desde allí vigilaba como su amiga trabajaba. Y cuando era la hora de que la pequeña de la casa regresase a casa, el era el primero que la esperaba.

Al poco tiempo de la entrada de Nerón, en sus vidas el hombre que lo rescato murió. Siendo lo único que les ha quedado a ambas, el recuerdo del ​hombre que no solo salvo a un gato, sino que trajo la sonrisa de nuevo a sus vidas.

Olalla, lo tiene presente como uno más de su extensa familia de rescatados. Sabia que un gato no debía salir a la calle y puso todos los impedimentos que tenía a su alcance.

En los cuatro años que estuvieron juntos, jamás salió ni hizo ningún intento por volver a descubrir el mundo que veía a través de los cristales. Sabia que la muerte se mantenía agazapada entre piedras o coches.

Una mañana en una excursión a la playa con la pequeña Nerón, salió seguramente para seguir a su niña. Pero ni Olalla ni su hija se dieron cuenta de ese detalle y al poner rumbo a su excursión. Nerón quedo en la calle sin saber muy bien que hacer. Este dato lo aportaron dos vecinas, sin saber que era Nerón.

Desde ese día Olalla, no ha dejado de buscarlo: Poniendo carteles en su pueblo, avisando a los veterinarios de la zona, difundiendo por redes sociales, saliendo cada día en coche por si aparece, dando aviso a las asociaciones de la zona y también a las perreras. Y hasta ahora nada, es como si la tierra se lo hubiera tragado. Olalla y muchos otros no cesaremos en su búsqueda.

Olalla no deja de echarse la culpa desde ese día y su hija desde entonces está muy triste.

Por eso acudimos a todos ustedes, para que nos ayuden en su búsqueda, por si se cruzan con él por un parque. Nerón es un gato castrado, muy sociable con ellas, esta acostumbrado a estar con gatos y perros. Por desgracia no lleva chip. Nerón se perdió por el pueblo de Campos.

Si creéis haberlo visto, o alguna noticia que podría ayudar a que vuelva a casa. Mandad un correo electrónico a ​olallapons@gmail.com
Muchas gracias a todos.

Acerca del autor de la publicación

NURIA SERAL

Redactora
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: