A continuación, la segunda parte de la entrevista con los veterinarios Rafa y Noe.

¿Cómo ha evolucionado en los últimos años la veterinaria?

En los últimos años, la medicina veterinaria ha avanzado mucho. Hoy en día, empleamos técnicas de diagnóstico y tratamiento, impensables hace algunas décadas. Por otro lado, el concepto de “mascota” y la mentalidad al respecto también ha evolucionado mucho. Cada vez hay más personas que consideran que su mascota es un miembro más de la familia y, por lo tanto, la figura del veterinario o veterinaria, es importante para ellos.

¿Cuál es el problema de salud más frecuente de los perros que visitan tu clínica veterinaria?

Rafa: Depende del rango de edad. En perros jóvenes son frecuentes las enfermedades parasitarias e infecciosas. En perros mayores, vemos con mayor frecuencia enfermedades neoplásicas, cardiacas u odontológicas.

¿Y el de gatos?

Noe: En el caso de los gatos, aparte de la edad, también es importante el tipo de vida de gato. En gatitos y gatos ferales son frecuentes las enfermedades infecciosas y parasitarias. En gatos adultos vemos con mayor frecuencia problemas urinarios, endocrinopatías y enfermedad renal.

¿Qué medidas crees que se deberían tomar contra el abandono? Y ¿Qué se puede hacer para evitar esos abandonos?

La medida más importante es la educación: colegios, medios de información, redes sociales… Es muy importante evitar las adquisiciones impulsivas y mostrar las consecuencias fatales que pueden causar estos abandonos, tales como, atropellos, infestaciones parasitarias, desgaste psicológicos de los animales en las perreras, sacrificios en las perreras, etc.

También es crucial la elección del animal en base a las necesidades del propietario, puesto que en ocasiones, no se elige al compañero adecuado. Por ejemplo: un animal joven necesita mucho tiempo y dedicación por parte del propietario; un perro de raza grande necesita una vivienda amplia; algunas razas de perro necesitan actividad física intensa, etc.

¿Qué se puede hacer para fomentar la adopción del grupo conocido como los ‘invisibles’ (perros mayores, con problemas, de razas peligrosas, o gatos negros)?

Con respecto a los animales mayores y/o enfermos, la adopción les permitirá pasar sus últimos años de forma digna y feliz, rodeados del cariño que no han tenido previamente. En el caso de los perros de razas peligrosas, gatos negros, etc. debemos valorar al animal en sí, sin tener en cuenta mitos ni prejuicios. Debemos incentivar la adopción de un animal basándonos en su carácter, no es sus atributos físicos. Es importante conocer al animal, de modo que la elección sea mutua.

Si sospecháis que un paciente presenta malos tratos ¿Cómo actuáis?

Hasta el momento nunca hemos tenido un caso de este tipo. Normalmente, las personas que maltratan a sus animales, no les llevan al veterinario. Los casos en los que ha podido haber un posible maltrato, acuden a nosotros después de haber sido renunciados en la perrera y/o rescatados por alguna “protectora”.

Las prácticas de cirugía cuando estáis en la facultad ¿Los pacientes son reales o bien se practica con cadáveres?

Rafa: Las prácticas iniciales son en cadáveres y, posteriormente, se realizan en animales vivos, siempre acompañados y guiados por un cirujano experto.

Al ver tu curriculum, impresiona que este la oncología ¿Cómo ha evolucionado este tratamiento en los animales? ¿Qué te indujo ha estudiar oncología?

Al igual que la medicina veterinaria en general, la oncología también ha dado grandes avances. Actualmente, existen métodos de diagnóstico más precisos y precoces y, tratamientos oncológicos más eficaces y seguros, que permiten ampliar la esperanza y la calidad de vida del paciente. En muchas ocasiones, cuando se diagnosticaba “cáncer” a una mascota, la única opción que se le daba, era la eutanasia. La posibilidad de valorar más opciones para mejorar y prolongar la vida de un paciente oncológico, es lo que me ha inducido a estudiar oncología.

vida de un veterinario II

Una vez terminada la entrevista, he podido constatar que tanto Rafa, como Noe, su profesión es vocacional. Disfrutan de su profesión, se alegran cuando un caso se ha solucionado y luchan en otros para encontrar la solución adecuada para la enfermedad y la mejoría de sus pacientes. 

En Noe pude ver una mujer luchadora, que disfruta de estar con sus pacientes. Aunque ella trata indistintamente perros y gatos, con estos últimos he visto una conexión especial. Es como si ellos dos se entendieran, formaran un equipo y juntos logran encontrar la solución, en otras cuando no están de acuerdo sus pacientes en que los vacune sabe ganárselos.  

En Rafa, vi un hombre seguro, que disfruta haciendo su trabajo. A igual que Noe sus pacientes son diversos, aunque tiene especial conexión con los perros. Sabe ganárselos, aunque alguno siga tomándose a pecho que lo vacune o le saque sangre.

Los dos tiene una paciencia infinita, tanto con los dueños como con sus pacientes. Siempre van más allá, buscando, formándose lo mejor posible, porque saben que eso se trasformara en una buena atención veterinaria y mejores tratamientos ante nuevas enfermedades. 

Los dos forman un buen equipo, les deseo lo mejor en su profesión. Y los podeis encontrar en la clínica veterinaria huellas

A partir de ahora, ellos tendrán su propia sección en nuestro medio de comunicación donde nos ofrecerán consejos, su experiencia en temas relacionados con nuestras mascotas. 

1 pensamiento sobre “Un día en la vida de un veterinario II

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.