© UNICEF/Anton Kulakowskiy Edificios dañados en Irpin, Ucrania.

La Asamblea General adopta una resolución que exige a Rusia reparaciones por la guerra en Ucrania

La Asamblea General de la ONU, el órgano más representativo de la ONU, ya que comprende a sus 193 Estados miembros, adoptó el lunes una resolución que exige a Rusia el pago de reparaciones por la guerra en Ucrania.

La resolución, copatrocinada por 50 países, aprueba el establecimiento de un mecanismo internacional de compensación por daños, pérdidas y lesiones, así como un registro para documentar las pruebas y las reclamaciones.

La decisión fue adoptada por 94 votos a favor, 14 en contra, y 73 se abstuvieron.

Al presentar la resolución, el embajador ucraniano Sergiy Kyslytsya utilizó el adagio bíblico de que «no hay nada nuevo bajo el sol» como motivo a lo largo de su intervención e insistió en que Rusia debe rendir cuentas por sus violaciones del derecho internacional.

«Hace 77 años, la Unión Soviética exigió y recibió reparaciones, calificándolas de derecho moral de un país que ha sufrido la guerra y la ocupación», dijo.

«Hoy, Rusia, que se proclama sucesora de la tiranía del siglo XX, hace todo lo posible para evitar pagar el precio de su propia guerra y ocupación, tratando de eludir la responsabilidad por los crímenes que está cometiendo».

Kyslytsya señaló que Rusia también apoyó la creación de la Comisión de Indemnización de la ONU, establecida en 1991 tras la invasión y ocupación de Kuwait por parte de Iraq

Esa Comisión concluyó su mandato en febrero, habiendo pagado más de 52.000 millones de dólares en reparaciones a las víctimas, dijo el embajador ucraniano.

También expuso el impacto de la guerra en su país, incluyendo los bombardeos dirigidos a edificios residenciales e infraestructuras, la demolición de casi la mitad de la red eléctrica y de los servicios públicos, los desplazamientos masivos y las atrocidades como asesinatos, violaciones, torturas y deportaciones forzadas.

«Esta resolución no se refiere sólo a Rusia. Servirá para beneficiar a todos los que están siendo amenazados ahora o podrían serlo más adelante por el uso de la fuerza», dijo.

Antes de la votación, el embajador ruso Vasily Nebenzya calificó el proyecto de resolución como «un ejemplo clásico» de un grupo reducido de Estados que no actúan sobre la base del derecho internacional, sino que intentan consagrar algo que es ilegal.

Los países que apoyan la resolución intentan situar a la Asamblea General como un órgano judicial, lo que no es.

«Estos países se jactan de su compromiso con el Estado de derecho, pero al mismo tiempo se burlan de su apariencia», añadió.

También dijo que el mecanismo de reparaciones propuesto será creado por un grupo de países que decidirán su funcionamiento.

«La ONU no desempeñará ningún papel en este proceso porque se sugiere que el mecanismo propuesto se cree fuera de la ONU, y nadie tiene previsto rendir cuentas a la Asamblea General sobre su actividad», continuó.

Además, el embajador ruso comentó que no tenía «ninguna duda» de que la financiación procederá de los activos rusos congelados, que ascienden a miles de millones.

Dijo que los países occidentales llevan mucho tiempo queriendo descongelar estos activos, no para devolverlos a su propietario, ni para gastarlos en ayudar a Ucrania, «sino para financiar sus propios suministros de armas a Kiev, que no dejan de crecer, y para cubrir las deudas por las armas ya suministradas».

La sesión especial de emergencia de la Asamblea General comenzó el 28 de febrero, pocos días después del inicio de la guerra en Ucrania.

Se trata de la undécima vez que se celebra una reunión de este tipo desde 1950, de acuerdo con una resolución ampliamente conocida como «Unidos por la paz».

La resolución 377A(V) otorga a la Asamblea General la facultad de ocuparse de asuntos relacionados con la paz y la seguridad internacionales cuando el Consejo de Seguridad no puede actuar debido a la falta de unanimidad de sus cinco miembros permanentes -China, Francia, Reino Unido, Estados Unidos y Rusia-, que tienen poder de veto.

Esta última sesión extraordinaria se convocó después de que el Consejo votara a favor de la reunión de la Asamblea General tras el veto de Rusia a una resolución que habría deplorado el asalto a Ucrania.

Acerca del autor de la publicación

REDACCIÓN

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: