Foto: El personal de UNICEF imparte sesiones de información sobre higiene a las comunidades del Líbano para ayudar a detener la transmisión del cólera.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) notificó este martes la aparición del primer brote de cólera en Líbano en casi tres décadas.

Tras la confirmación del primer episodio el 5 de octubre, se han notificado más de 1400 casos sospechosos en todo el país, incluidos 381 confirmados por laboratorio y 17 muertes.

Aunque el brote se limitó inicialmente a los distritos del norte, la enfermedad se propagó rápidamente y los casos confirmados en laboratorio se extienden a las ocho regiones del país y en 18 de sus 26 distritos.

“El cólera es mortal, pero también es prevenible mediante vacunas y acceso al agua potable y al saneamiento. Se puede tratar fácilmente con la rehidratación oral oportuna o con antibióticos para los casos más graves”, afirmó el doctor Abdinasir Abubakar, representante de la agencia de la ONU en el país.

Abubakar añadió que, aparte de este nuevo brote, el país continúa “su lucha contra otras crisis, agravadas por el prolongado deterioro político y económico».

La Organización Mundial de la Salud está colaborando con el Ministerio de Salud Pública y otros socios sanitarios para frenar la evolución del brote. Fruto de esta cooperación se está elaborando un plan nacional de preparación y respuesta al cólera, en el que se exponen las actuaciones que precisan una respuesta más urgente, al tiempo que se amplía la vigilancia y la búsqueda activa de casos en las zonas críticas

Dada la escasez tanto de personal sanitario como de insumos médicos, el organismo suministró reactivos de laboratorio, kits de tratamiento y pruebas de diagnóstico rápido a los dos laboratorios de referencia, a tres centros penitenciarios, a doce hospitales designados para el tratamiento del cólera y desplegó a enfermeras y médicos como medida de refuerzo en los hospitales de las zonas más afectadas.

Pese a la escasez mundial de vacunas contra el cólera, la agencia apoya al Ministerio de Salud Pública en la obtención de 600.000 dosis de vacunas contra el cólera para las poblaciones más vulnerables, como los trabajadores de primera línea, los presos, los refugiados y sus comunidades de acogida.

La situación de vulnerabilidad de la población libanesa se ve agravada por las difíciles y prolongadas condiciones económicas y el limitado acceso al agua potable y al saneamiento adecuado en todo el país.

La migración de los trabajadores sanitarios, la interrupción de las cadenas de abasto y el inadecuado suministro energético debilitaron gravemente la capacidad de respuesta de los hospitales y los centros de atención primaria, que ahora se ven amenazados por el creciente brote y el aumento del número de casos.

“Todavía existe la oportunidad de limitar la propagación y el impacto del brote intensificando las intervenciones de respuesta, incluida la mejora de la calidad del agua y el saneamiento. También tenemos que concienciar sobre cómo prevenir la infección por cólera para poder aliviar la presión de los hospitales”, advirtió Abubakar.

“La mejor manera de prevenir un brote de cólera es garantizar que la gente tenga acceso a agua limpia y a un saneamiento e higiene adecuados. A largo plazo, debemos aumentar la disponibilidad de vacunas en todo el mundo como parte de una estrategia integral para prevenir y detener los brotes de la enfermedad en todo el mundo”, dijo el especialista.

Acerca del autor de la publicación

REDACCIÓN

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: