La ciudad de Palma vivió hoy uno de los días más calurosos del verano. Todo hacía presagiar una jornada de viento muy débil, pero, una vez más, el Embat hizo acto de presencia en la bahía de la capital balear durante el tiempo justo para que la flota de la Regata Illes Balears Clàssics pudiera completar un recorrido de 16 millas náuticas. Las condiciones fueron muy similares a las del día de ayer, con algo más de ola y algunas roladas.

La organización optó por dar una salida conjunta para las tres clases en competición, lo que le dio mayor emoción y vistosidad al momento en que las embarcaciones cruzan la línea imaginaria establecida entre el barco del Comité de Regatas y el visor. Barcos de Época (anteriores a 1950) y Clásicos (hasta 1976) enfilaron la primera baliza situada en el centro de Bahía de Palma para realizar, a continuación, un recorrido en forma de ocho. La meteorología se mantuvo contante durante toda la competición: 12 nudos de componente sur bajo un cielo despejado pero plomizo.

El Sonata (1937), del armador Jordi Cabau, se adjudicó la prueba en la clase Época y se situó al frente de la clasificación general, empatado a tres puntos con el FJord III (1948), de W. Scott Perry, que hoy fue segundo. Ambas embarcaciones se jugarán la victoria final en la jornada de mañana. La primera es un diseño de John G. Alden; la segunda, una de las unidades que convirtieron al arquitecto naval argentino German Frers senior en uno de los grandes referentes de la construcción de barcos de regatas a mediados del siglo XX. El Argyll (1948), un Olin Stephens propiedad del conocido actor británico Griff Rhys Jones, tiene prácticamente asegurada, con seis puntos y una amplia ventaja sobre su inmediato perseguidor, la tercera plaza en la categoría de veleros anteriores a 1950.

En Clásicos, el Argos (1964) sumó su segundo triunfo parcial y se postula para la renovación del triunfo obtenido en la edición del pasado año. La tripulación liderada por la armadora neoyorquina Bárbara Trilling volvió a demostrar una gran solvencia en su cerrada pugna con el Giraldilla (1963), de la Fundación Vela Clásica de España, al que consiguió sacar una ventaja de 13 minutos tras la compensación de tiempos. El Kahurangi (1950), embarcación en la que navegó en su día el legendario regatista Sir Peter Blake, terminó tercero en la prueba del día y se sitúa en posición a falta de una sola regata.

El Salina Tres (1984), de la armadora M.Pérez, desbancó al January Sails (1973), patroneado por Gabriel Català, del liderato de la clase RI Clásicos. Ambos se encuentran empatados a tres puntos y, al igual que en la categoría de barcos de Época, se disputarán el triunfo en la jornada de cierre de la XXVII Regata Illes Balears Clàssics, la competición de vela vintage más importante de Mallorca.

VÍA DE AGUA EN EL ROSENDO

El Rosendo (1949), del armador Eduardo Jardón, sufrió una vía de agua cuando se dirigía a puerto tras la regata. La rápida intervención de la lancha del Comité, que lo remolcó hasta el varadero de Audax Marina, en el Real Club Náutico de Palma, evitó su hundimiento. En el rescate fue movilizada una embarcación de Salvamento Marítimo. El Rosendo es una de las piezas en activo más valiosas del patrimonio naval mallorquín. La embarcación fue construida por el mestre d’aixa Pau Ferrer en su taller de Santa Catalina.

DECLARACIONES

Ricardo Rubio (Giraldilla): “Ha sido una jornada complicada con bastantes roladas, con subidas y bajadas de viento. Un día precioso de regatas. Es muy difícil alcanzar el barco que va por delante de nosotros, el Argos. Si pudiéramos mantener el segundo puesto, sería fantástico porque es la primera regata que participamos y no nos esperábamos estar tan arriba de la tabla”.

Griff Rhys Jones (Argyll): “Hoy ha sido un gran día para nosotros, sobre todo, al principio de la regata. Creo lo hemos hecho bien teniendo en cuenta que es un barco muy pesado y cuesta moverlo. Es un barco de regatas, pero fue construido para navegar en familia. Mañana necesitamos mucho viento y no cometer ningún error”.

Giorgia Dalalta (Stella Polare): “Estamos muy contentos por el buen trabajo en equipo de hoy. Hemos realizado una buena regata aunque estoy convencida de que mañana lo haremos mejor, si seguimos por este camino”.

Gabriel Català (January Sails): “Han dado la salida de la regata con poco viento, pero ha subido su intensidad a medida que avanzaba la competición, por lo que hemos tenido que trabajar con gran intensidad para evitar que la tripulación se dañara, que hubiera avería y para seguir yendo rápido, que es de lo que se trata”.

Acerca del autor de la publicación

REDACCIÓN

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: