El Consell de Mallorca, el Ayuntamiento de Calviá, el Govern de Balears y la Delegación del Gobierno en Baleares se han reunido hoy para hacer balance de cómo ha transcurrido la temporada turística y de la aplicación del Decreto ley contra el turismo de excesos en el municipio calvianer. La reunión ha sido presidida por la presidenta del Consell, Catalina Cladera; el alcalde de Calviá, Alfonso Rodríguez Badal; la Delegada del Gobierno, Aina Calvo y la directora general de Turismo del Govern, Rosana Morillo. También estaban presentes representantes de los cuerpos de la Guardia Civil y Policía Local de Calviá.

El Consell tiene las competencias en ordenación turística desde principio de año, cuando las recibió del Govern de Baleares. Estas, unidas a las de promoción turística que ya ejercía la institución insular, hace que el Consell tenga todas las competencias turísticas en la isla.

La presidenta del Consell, Catalina Cladera, ha afirmado que «desde el Consell estamos siendo muy contundentes contra la oferta ilegal y el turismo de excesos, y todavía lo queremos ser más. Desde esta responsabilidad, trabajamos conjuntamente con el resto de instituciones y la cadena de valor por un turismo de más valor y menos volumen que nos permita seguir siendo referentes. Y para alcanzar este objetivo, es muy importante poner fin a la oferta turística ilegal y el turismo de excesos en Mallorca». En este sentido, Cladera ha recordado que «aumentaremos la plantilla de inspectores de turismo en cinco miembros más, que se añadirán a los 15 ya existentes y también reforzaremos la tramitación de las sanciones para ser más efectivos en su cumplimiento|cumplido».

Calviá ha sido el segundo municipio donde el Consell ha hecho más visitas de inspecciones, con un total de 196 hasta el 25 de octubre. De estas, 90 se han hecho en viviendas turísticas, 52 en hoteles, 20 en establecimientos de restauración y entretenimiento, 15 en hoteles-apartamentos, 11 en apartamentos turísticos, y también en una agencia de viajes y en una central de reservas. Estas inspecciones han dado pie a 59 actas de infracción.

En julio de este año, el Consell cedió al Ayuntamiento de Calviá la potestad de sancionar y cerrar establecimientos que incumplieran la norma del turismo de excesos, tal como contempla la propia normativa en los casos de Calviá, Llucmajor y Palma. Eso ha permitido actuar de forma mucho más ágil a la hora de cerrar bares o establecimientos que incumplen la normativa, ya que Calviá dispone de un cuerpo policial y de inspectores que conocen la zona a la perfección y que pueden actuar de manera inmediata.

En este tiempo, el Ayuntamiento ha tramitado 30 expedientes sancionadores vinculados al decreto ley de excesos, de las cuales 10 infracciones son muy graves, relacionados con la venta de acohol fuera de horario permitido, y dos por cosificación de la mujer. 20 expedientes son graves, vinculados a las ofertas de alcohol (happy hour, 3×2, etc), control de party boats y control en algún establecimiento hotelero.

El alcalde Alfonso Rodríguez Badal ha destacado «la importancia de trabajar todas las administraciones y las fuerzas y cuerpos de seguridad con un objetivo común de desterrar los excesos, lo cual ha permitido tener capacidad de reacción hacia excesos que todavía perduraban».

En los 10 meses que hace que el Consell ejerce las competencias en ordenación turística se han ejecutado más de 1.900 inspecciones, que han supuesto más de 500 actas de infracción. La mayoría de visitas de inspección se han hecho en alojamientos turísticos (72%), seguidos de los intermediarios turísticos (16%) y establecimientos de restauración y entretenimiento (11%).

Acerca del autor de la publicación

REDACCIÓN

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: