Cerré los ojos

tras la cortina de párpados

estrellas doradas parpadeando

eran de puro oro

brillantes como diamantes deslumbrando

las pupilas de mis ojos.

Se fueron alejando

en millones se fueron transformando

allá a lo lejos todo un universo

juntándose de nuevo despacio

formando la silueta de tu cuerpo

ese que un día estuve soñando.

Abro lo ojos

acecha la tormenta, rayos y truenos

en algún lado un claro

dejando paso al único rayo de sol

que me estaba iluminando

calentando mi cuerpo.

La brisa traía el frío del invierno

acariciándome el rostro

el sol con sus caricias, ella con su hielo

buscando el abrigo guardado

así acabar con el tiriteo

tras tantas noches en blanco.

Cerré los ojos de nuevo

seguían ahí esas estrellas de oro

su hermoso parpadeo

alejándose de nuevo

para formar tu rostro

ese que me da el desvelo.

Te desvaneces cuando te miro

para cruzar mi mirada con tus ojos

sólo queda el rastro de tu pelo

como cometa en el cielo

pasando hasta no dejar rastro

pensando que ha sido un sueño.

Toni Oliver

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.