Convivir y tener una pareja con un narcisista encubierto puede ser una experiencia extremadamente negativa y perjudicial para la salud emocional y mental de la persona involucrada. Los narcisistas encubiertos son individuos que ocultan su naturaleza egocéntrica y manipuladora detrás de una fachada aparentemente amable y comprensiva. A simple vista, pueden parecer encantadores y carismáticos, pero a medida que la relación avanza, se revelan las señales de peligro.

Una de las características más preocupantes de una relación con un narcisista encubierto es el ciclo de abuso emocional al que la pareja está expuesta. Al principio, el narcisista encubierto puede parecer el compañero perfecto: cariñoso, atento y comprensivo. Sin embargo, a medida que la relación progresa, la pareja empieza a sentir que sus necesidades, deseos y opiniones no importan realmente. El narcisista encubierto buscará constantemente el control y la validación, utilizando tácticas manipuladoras para minar la confianza de su pareja y hacerla sentir insegura.

Otro aspecto perjudicial de convivir con un narcisista encubierto es el aislamiento emocional y social que impone sobre la pareja. El narcisista encubierto intentará separar a su pareja de sus amigos y familiares, creando un ambiente de dependencia emocional y aislamiento. Esto dificulta que la pareja obtenga apoyo externo y provoca que se sienta atrapada y desamparada dentro de la relación.

La falta de empatía es otra característica común de los narcisistas encubiertos. Pueden mostrar una aparente preocupación por los sentimientos de su pareja, pero en realidad, carecen de la capacidad genuina de ponerse en el lugar del otro y comprender sus emociones. En lugar de apoyar a su pareja, manipularán las situaciones para obtener beneficios personales, sin importar el daño que puedan causar.

La pareja de un narcisista encubierto también puede verse envuelta en una montaña rusa emocional. Los altibajos constantes en la relación, entre momentos de amor y cariño desmedidos y episodios de desprecio y desapego, pueden llevar a la confusión y a una baja autoestima en la pareja. Esta inestabilidad emocional puede tener consecuencias devastadoras para la salud mental y puede conducir a problemas como la ansiedad, la depresión y la pérdida de la autoconfianza.

Es importante destacar que vivir con un narcisista encubierto no solo afecta el bienestar emocional de la pareja, sino que también puede tener un impacto negativo en otros aspectos de la vida, como la carrera profesional, las amistades y la salud física. Por lo tanto, reconocer los signos de una relación tóxica y buscar apoyo para salir de ella es crucial para recuperar la autonomía y la felicidad.

Convivir con un narcisista encubierto puede ser una experiencia sumamente negativa y dañina para la pareja afectada. Reconocer las señales de esta dinámica tóxica es esencial para poder tomar decisiones que protejan la salud emocional y permitan el desarrollo de relaciones más saludables y satisfactorias en el futuro.

En el camino de las relaciones humanas, existe un punto crítico donde las palabras dejan de ser meras observaciones inocentes y se convierten en afilados cuchillos de menosprecio. Es en este punto donde el límite entre la comunicación y el insulto se desvanece, marcando una línea roja que nadie debería permitir cruzar.

A menudo, nos encontramos con aquellos que ocultan su narcisismo bajo una apariencia encubierta, pretendiendo ser personas que se preocupan por los demás. Sin embargo, en la intimidad, su verdadera naturaleza se revela, y la humillación y el menosprecio se convierten en su herramienta para mantener a su pareja bajo su control.

Detrás de este comportamiento destructivo, se esconde una maraña de carencias internas, entre las cuales destaca una baja autoestima. La persona que adopta esta actitud busca compensar sus propias inseguridades alimentándose del dolor emocional de su pareja, creando un desequilibrio tóxico en la relación.

Cuando el narcisista encubierto se ve descubierto de sus artimañas y malas artes, intenta victimizarse diciendo que han sufrido ellos todo eso tan terrible, que han hecho pasar a su pareja, en si son unos enfermos, que buscaban su beneficio ya sea económico, de poder, o la mera satisfacción de ver sufrir a la persona que tiene al lado.

Es fundamental reconocer este punto crítico y tomar una decisión firme: nunca debemos permitir que nadie menosprecie nuestra valía como individuos. Todos merecemos ser tratados con respeto y dignidad en cualquier relación, ya sea de amistad, amor o familia.

Afrontar esta situación puede ser difícil, pero el primer paso hacia el cambio y la sanación es tomar conciencia de la toxicidad presente. La autoestima y el amor propio son herramientas poderosas para resistir y salir de relaciones destructivas.

En última instancia, se trata de reconocer nuestro propio valor y establecer límites claros. Nadie debe permitir que otro los haga sentir menos de lo que realmente son. Al enfrentar la realidad y tomar medidas para salir de esa situación, se abre la puerta a una vida más saludable y plena, donde las relaciones se construyen sobre el respeto mutuo y la empatía.

Algunos por vergüenza no quieren decir que han sufrido este maltrato, es necesario reivindicar que estos enfermos narcisistas, sean descubiertos ante la sociedad, para que no hagan mas daño a otras personas, algunas pueden ser también psicópatas, sociópatas, y se pongan en manos de especialistas, en si un problema grave silenciado.

PD: Si habéis sufrido este maltrato, escríbeme a mi email director@periodicodebaleares.es, contarme vuestro caso y lo pondremos sin vuestro nombre, os puedo llegar a entender, porque en mi caso viví algo similar.

Acerca del autor de la publicación

Francisco José Castillo Navarro

Director General del Grupo Periódico de Baleares

2 pensamientos sobre “Pesadilla de convivir con un narcisista encubierto

Deja un comentario

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.