Cuando uno va cumpliendo años, y yo ya he cumplido muchos, se da cuenta de cuales son las cosas que realmente importan y de que la vida no es ningún paseo de rosas, no lo fue para mi padre y su familia, solo por no estar de acuerdo con un señor que vivía en Madrid y quería mandar en todo…

Mi infancia fue corta, no hubo juegos, sé lo que es el hambre y también conozco la injusticia, el tener que trabajar duro para hacerte un pequeño hueco en la sociedad; dicen que eran otros tiempos, que ahora todo es diferente, que es mejor, pero yo sé que no es verdad, solo está bien para algunos, otros siguen recorriendo la senda de la misera, la injusticia, la desigualdad, incluso han tenido que dejar su casa, su patria, sus amigos y algunos o algunas son víctimas inocentes de la violencia de otros o de la incomprensión por ser o sentirse diferentes, en realidad nada ha cambiado…

Hace poco participé en una exposición de arte en el local que el Ayuntamiento tiene habilitado para diferentes actividades en la calle Ferrerías de Palma, el centro social Flassaders, la verdad, me sorprendió mucho el ambiente y el enfoque que le han dado a este centro cívico, para mí una sorpresa conocer a alguien que a pesar de su juventud, ha entendido perfectamente cual es la verdad de la vida y que el mundo por desgracia no es el mismo para todos. Tal vez, nos estamos acostumbrando a ver a los políticos, como a gente que se aprovecha de la política en beneficio propio, no son la mayoría, pero sí los que ensombrecen el buen hacer de los demás, de los que nacen con una vocación definida, la de servicio y entrega.

Directora general de Interculturalidad (migración) e igualdad

Hoy me gustaría hablar de una de esas personas dedicadas a la política, que lleva años en segunda línea, trabajando humildemente desde cualquier lugar de trabajo que se le asigna, sin importar demasiado el cargo, sino el beneficio que su labor pueda aportar a nuestra sociedad, el trabajo de la hormiga, el de la persona que sabe que cada gota de su sudor es importante para que los demás puedan vivir mejor. Francisca R. Sampol, es eso, una mujer trabajadora que, desde hace años, se levanta cada día dispuesta a aportar su granito de arena a esta sociedad nuestra, tan complicada y desigual.

No voy a aburrir a nadie nombrando los diferentes cargos que ha desempeñado, tanto en el mundo empresarial como en el político, un trabajo bien hecho que poco a poco está siendo reconocido por propios y extraños. No sorprende que nuestro consistorio la haya nombrado directora general de Interculturalidad (migración), ni tampoco que ahora se cuente con ella para hacerse cargo de la Dirección General de la Igualdad (lo de las mujeres víctimas de violencia de género, Plan de desigualdad social y LGTBI) porque saben que estos importantes proyectos están en buenas manos,​ y que sin duda, la Sra. Sampol, ayudará en hacer realidad el sueño de nuestro alcalde Jaime Martínez, de convertir Palma en una ciudad abierta, multicultural y solidaria.

«Aquí solo puedes estar si tienes vocación»

Cuando le preguntamos a Francisca qué piensa de este Centro, y del trabajo que ella y su equipo están haciendo, la respuesta es inmediata: «Aquí solo puedes estar si tienes vocación y amor por los demás, este centro está muy vivo y cada día te obliga a estar a la altura, cada persona que viene a nosotros es un mundo, con sus miserias y sus vivencias, hay que entender y ayudar, este es nuestro trabajo. Tenemos grandes proyectos…. Nos sorprende el conglomerado de actividades, y el bullicio del local, muy lejos de la fría burocracia, todo lo contrario, se nota en el ambiente ganas de servir y de que las cosas funcionen, de eliminar trabas. incluso facilitar el papeleo con otras instituciones, dar ayuda y amor, una labor necesaria y vital para muchos».

Poco se puede añadir a una labor tan importante y necesaria como la del Centro social Flassaders, solo recordar que estos nuestros tiempos, quizás son mejores para algunos, pero no para todos, que hubo un tiempo en que nosotros también pedimos ayuda… en otras circunstancias, pero la necesidad siempre es la misma, así es la vida del hombre, ayuda y te ayudarán.

El Centro social Flassaders, ubicado en una antigua fábrica de tejidos del siglo XIX, cuenta con talleres propios y asociados, organiza exposiciones y conferencias, servicio de ayuda al migrante, actividades para gente mayor, un lugar para conciliaciones familiares etc. etc.

Un valor añadido a las actividades que realiza nuestro Ayuntamiento

Dirigido por la Regidora del Ayuntamiento de Palma, Doña Luisa Marqués y por dos directoras generales; Francisca R. Sampol, Interculturalidad (migración) e Igualdad, y Mª Angeles Dueñas, a cargo de la gente mayor “Gent Gran”, el centro cuenta además con un gran equipo de funcionarios y colaboradores, gente experta y dispuesta a ir siempre un poco más allá, una labor importante y un valor añadido a las actividades que realiza nuestro Ayuntamiento, quizás no muy conocido por los ciudadanos que, sin duda, deberíamos apoyar más la labor de esta Institución municipal. ¡¡Enhorabona y endavant Flassaders!! ​

1 pensamiento sobre “Igualdad, justicia, violencia, otras culturas, otros amores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.