La delegación de jefes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) regresó a Venezuela para encarar la nueva etapa de conversaciones con el Ejecutivo de Gustavo Petro.

Se trata del último grupo beligerante reconocido como tal.

Desde que asumió, el presidente colombiano procuró dialogar con varios grupos armados con el fin de conseguir un acuerdo de paz o su sometimiento a la justicia.

En un comunicado, los negociadores de la guerrilla revelaron que fueron acompañados por representantes de los países garantes del diálogo, Noruega, Cuba y Venezuela.

“En el día de hoy con el acompañamiento de los países garantes, la República de Cuba, el Reino de Noruega y la República Bolivariana de Venezuela, se ha procedido al retorno de la Delegación de Diálogos con seguridad y garantía. Esta es una victoria de la razón y del Derecho Internacional frente al propósito de perfidia que el gobierno Duque buscó”, señaló el ELN en un comunicado.

El texto, recogido por medios de prensa colombianos, agradeció a La Habana su “compromiso con la Paz de Colombia”.

También el canciller isleño, Bruno Rodríguez, dio cuenta del regreso a Sudamérica de la comandancia insurgente.

“La Delegación de Paz del ELN se retiró este domingo 2 de octubre del territorio cubano, en cumplimiento de los Protocolos firmados entre la República de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional y los Países Garantes. Cuba ha actuado invariablemente en estricto apego a su condición de Garante y Sede Alternativa y según el Derecho Internacional, y se honra de su contribución imparcial, responsable, profesional y discreta en interés de la Paz que anhela el pueblo colombiano”, escribió el cubano en Twitter.

El Gobierno de Petro había suspendido las órdenes de extradición de los jefes negociadores Nicolás Rodríguez Bautista, Pablo Beltrán y Aureliano Carbonell, para poder avanzar en la instalación de la mesa de diálogos de paz.

Apenas asumido Petro se volvió a poner sobre la mesa la posibilidad de conversaciones con el ELN para tratar de llegar a un acuerdo similar al firmado en 2016 con las FARC.

Surgido en 1964, casi en simultáneo con la fundación de las disueltas FARC, el ELN aceptó negociar con el gobierno del luego premio Nobel de Paz, el entonces gobernante Juan Manuel Santos, primero en Quito y luego en Cuba.

Sin embargo, el gobierno del conservador Iván Duque interrumpió las conversaciones en 2019 tras el ataque con coche bomba contra una escuela de cadetes de la policía en Bogotá, que dejó 22 muertos, además del agresor.

Después, Duque reclamó a La Habana, sin éxito, que entregara a los delegados insurgentes para procesarlos por terrorismo, lo que deterioró las relaciones entre ambos países.

Acerca del autor de la publicación

REDACCIÓN

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: