Doce años de conflicto, y los recientes y mortíferos terremotos, han dejado a los niños de Siria ante un mayor riesgo de desnutrición, ha advertido UNICEF. 

Cuando el conflicto en Siria entra en su décimo tercer año este 15 de marzo, las hostilidades continúan incesantemente en varias zonas del país, especialmente en el noroeste. Las graves violaciones de los derechos de los niños continúan. Desde el comienzo del conflicto, cerca de 13.000 niños y niñas en Siria han muerto o resultados heridos, según datos de Naciones Unidas. Los niños siguen viviendo con el miedo a ataques y desplazamientos, y los niveles de desnutrición están aumentando. 

Niños menores de cinco años sufren retraso en su crecimiento 

Según las estimaciones, más de 609.900 niños y niñas menores de cinco años de Siria sufren un retraso en su crecimiento. Este retraso es el resultado de la desnutrición crónica y causa a los niños daños físicos y mentales irreversibles, por lo que impacta en su capacidad de aprender, su productividad y en los ingresos que recibirán en su vida adulta. 

También está aumentando entre los niños la desnutrición aguda. El número de niños de 6 a 59 meses con desnutrición aguda grave aumentó un 48% de 2021 a 2022. Cuando un niño sufre desnutrición aguda su sistema inmunitario se debilita, y tiene once veces más probabilidades de morir que un niño bien nutrido. 

Los altísimos precios y los ingresos insuficientes hacen que millones de familias estén luchando por llegar a fin de mes, en medio de una crisis económica sin precedentes. Cerca del 90% de la población en Siria vive en la pobreza. Esto impacta de manera negativa en la dieta y nutrición de los niños. 

A principios de 2023, antes de los mortíferos terremotos que se produjeron en Siria el pasado 6 de febrero, más de 3,75 millones de niños necesitaban asistencia nutricional en el país, y 7 millones de niños requerían ayuda humanitaria urgente

Una responsabilidad colectiva hacia estos niños de que su futuro es una prioridad 

“Los niños de Siria no pueden esperar más. Tras años de conflicto, y ahora los dos catastróficos terremotos, los futuros de millones de niños penden de un hilo”, asegura la directora regional de UNICEF para Oriente Medio y África del Norte, Adele Khodr. “Es nuestra responsabilidad colectiva reiterar a estos niños que su futuro es también nuestra prioridad” 

Los terremotos destrozaron hogares familiares y dejaron a muchos niños con miedo a volver a casa ante la continuidad de las réplicas. Muchas familias están ahora desplazadas y viven en condiciones incómodas en refugios temporales y campos.

Antes de los terremotos, 6,81 millones de niños en Siria necesitaban servicios básicos de salud. La mitad del sistema de atención sanitaria primaria no funcionaba, y esto forzaba a las familias a retrasar la atención sanitaria o a emprender largos viajes si podían permitírselo. Se estima que solo quedan 20.000 médicos en Siria. El reciente brote de cólera y el impacto de los terremotos están ejerciendo una presión adicional sobre los ya saturados servicios de salud pública y la asistencia sanitaria en el país. Se prevé que en 2023 empeore aún más el acceso a los servicios esenciales de salud y nutrición. 

El cólera en los próximos meses puede aumentar en nuevos casos 

Incluso antes de los terremotos, el llamamiento de Acción Humanitaria para la Infancia 2023 de UNICEF en Siria sufría una importante falta de fondos, con tan solo una parte garantizada de los 328,5 millones de dólares (en torno a 306 millones de euros) que se necesitan. Con la presión añadida de los terremotos, la situación se ha vuelto aún más urgente. Se necesitan 172,7 millones de dólares (unos 160,8 millones de euros) para atender a 5,4 millones de personas (incluidos 2,6 millones de niños) afectadas por el terremoto y proporcionarles asistencia vital inmediata en Siria. 

Debemos responder a las necesidades de los niños dondequiera que se encuentren en Siria y apoyar los sistemas que sustentan los servicios esenciales que tan desesperadamente necesitan», ha manifestado Khodr. 

Se prevén más de 39.000 nuevos casos sospechosos de cólera en los próximos seis meses de 2023, lo que pone en riesgo al menos a 3 millones de personas, que necesitarán intervenciones de prevención para salvar sus vidas. 

Acerca del autor de la publicación

REDACCIÓN

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: