La mitad de los y las jóvenes españoles dice no haber recibido educación sexual ni de su familia ni en su centro educativo

0

Solo el 40% declara que su familia le ha proporcionado una educación necesaria o funcional en este ámbito y el 46% lo indica de su centro educativo. 

El 45% de adolescentes y jóvenes declara que tuvo contacto por primera vez con la pornografía alrededor de los 13 años. 8 de cada 10 dicen que fue fácil acceder a contenidos pornográficos por primera vez.

1 de cada 3 jóvenes cree que la pornografía puede fomentar un menor uso del preservativo y generar fantasías sexuales en las que se ejerce o recibe violencia.

Los resultados de la investigación están basados en los datos generados al aplicar una encuesta a una muestra representativa de la población joven residente en España de entre 16 y 29 años y en entrevistas a expertos y expertas. 

Declaran que no han recibido educación sexual

Casi el 50% de los y las adolescentes y jóvenes españoles entre 16 y 29 años declaran que no han recibido educación sexual de calidad (funcional) ni por parte de sus familias (50,1%) ni en su centro escolar (45,9%). Solo el 40% declara que su familia le ha proporcionado una educación necesaria o funcional en este ámbito y el 46% lo indica de su centro educativo. Esto denota una carencia de educación sexual entre la población joven, ya que es superior el porcentaje de jóvenes que declaran que no han recibido una educación afectivo-sexual de calidad que quienes dicen que sí la han recibido.

De hecho, poco más del 10% de adolescentes y jóvenes españoles de 16 a 29 años se muestra completamente satisfecho con la educación afectivo-sexual que ha recibido en el ámbito familiar (11,1%) o en el ámbito escolar (12,2%).

Percepción sobre la recepción de educación afectivo-sexual
Población 16-29 años. España. 2023. (%)

El porno provoca que se creen una imagen falsa

Una falta de información y orientación que en cierta medida suplen con el porno. De hecho, dos de cada diez creen que es un recurso útil para su educación sexual; el 56,1% afirma que el porno le ayuda a conocer y comprender mejor el sexo o lo utiliza como fuente de inspiración (49,5%). 

Las consecuencias negativas de que consuman pornografía son, por ejemplo, que el 37% dice que el porno provoca que se creen una imagen falsa sobre cómo es el sexo realmente; el 31% cree que contribuye a generar fantasías sexuales en las que se ejerce o se recibe violencia; y casi el 36% afirma que incita a mantener relaciones sin preservativo.

Estos datos nos indican que el consumo de pornografía afecta al desarrollo sexual adolescente e impacta en su forma de entender la sexualidad. Por otra parte, la tecnología ha hecho que la pornografía sea más accesible,  anónima e interactiva y se ha convertido en una pieza más del aprendizaje de la sexualidad adolescente, que afecta a su forma de relacionarse y puede derivar en conductas de riesgo o nocivas. 

Estos son algunos de los resultados de la investigación “Juventud y pornografía en la era digital. Consumo, percepción y efectos”, presentada hoy en rueda de prensa. Realizada por el Centro Reina Sofía de Fad Juventud de Fad y financiada por el Ministerio de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, tiene como objetivo generar conocimiento sobre el consumo y las actitudes ante la pornografía de adolescentes y jóvenes, así como sus implicaciones como agente de socialización y de educación afectivo-sexual. 

El estudio se ha realizado consultando a una muestra representativa de la población joven residente en España de entre 16 y 29 años y a expertos y expertas en este ámbito. 

Según Beatriz Martín Padura, directora general de Fad Juventud, “el peligro es que su sexualidad, que se forma a edades tempranas, asuma como normales comportamientos agresivos, violentos, de riesgo o degradantes para las mujeres. Si no empezamos a incorporar de forma más decidida la educación afectivo- sexual en la familia y en el currículo escolar les estamos dejando a merced del porno. Es fundamental que les acompañemos en el desarrollo de su sexualidad de forma clara, que puedan contar con referentes como fuente de información veraz y confiable, que no sea un tema tabú o incómodo que evitemos”.

Además -en su opinión- también es prioritario que limitemos la oferta, que parece infinita en el ámbito digital, y las posibilidades de acceso a este tipo de contenidos a las y los menores, que pongamos en marcha los controles necesarios para que no encuentren y puedan consumir pornografía sin ni siquiera buscarla. Es un tema complejo, donde tienen responsabilidad muchos actores, pero que no podemos demorar”. 

 Consume pornografía en mayor o menor medida

El 45% de adolescentes y jóvenes declara que tuvo contacto por primera vez con la pornografía alrededor de los 13 años. Accedieron a este tipo de contenidos porque sus amigos o amigas se lo facilitaron (4 de cada 10 así lo afirma) o porque se lo encontraron sin buscarlo (otros 4 de cada 10). Lo cual concuerda con que casi 8 de cada 10 jóvenes dice que fue fácil acceder a contenidos pornográficos por primera vez.

Después del primer contacto, el grupo de pares legitima el acceso, casi “como un rito de paso”, como indican las personas expertas consultadas, y, en adelante, el consumo se produce principalmente en soledad (el 84,2% así lo declara), según chicos y chicas. Así, se llega a que el 62,5% de jóvenes de 16 a 29 años residentes en España afirma que consume pornografía en mayor o menor medida.

Acerca del autor de la publicación

EL CIUDADANO HABLA

Deja un comentario

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.