Esta semana arranca desde Puerto Portals el XVIII Rally Clásico Isla de Mallorca, una de esas pruebas más esperadas por los aficionados del motor y por los propietarios de joyas automovilísticas. ‘La Perla de los Rallys’, como se le conoce a la competición balear, es la pasarela perfecta para que desfilen las piezas automovilísticas más exclusivas del mundo.

El espectacular enclave de Mallorca, con tramos tan exclusivos como Sa Calobra y su famosa curva de nudo de corbata, hace que cada año sean más campeones y pilotos reconocidos a nivel internacional los que quieran disputar la prueba y hacerse con la victoria final en ambas categorías, velocidad y regularidad. Este año, la prueba cuenta con equipos de alto prestigio, ya que participan campeones como Kris Rosenberger, campeón de Clásicos de Austria, con su Porsche 911 de 1981; Seb Perez, piloto inglés del World Rally Championship, con su Porsche 911 Carrera RS de 1975 o el español Nadal Galiana, tricampeón de la prueba, con su Ford Escort MK2 de 1972.

Junto a ellos, este año correrá el afamado piloto italiano, Paolo Diana, uno de los referentes mundiales del automovilismo espectáculo que a los mandos de su Fiat Abarth 131 hará la delicia de los aficionados en cada curva y en cada tramo por su inconfundible estilo de conducción estilo drift. Tras dos años en los que las restricciones de la pandemia han provocado límites de aforo en el parque cerrado y en los tramos, Diana llenará Puerto Portals y cada tramo de aficionados para disfrutar de este deporte y de este desfile de joyas clásicas.

En esta edición más de 100 coches de colección se abrirán paso por las carreteras de Mallorca a través de paisajes increíbles como la sierra de Tramuntana y siempre con el Mediterráneo como fondo de escenario. Modelos legendarios y de incalculable valor como el BMW 328 de 1939 o el Bentley Old Number One de 1948 que son historia del automovilismo de competición participarán en el Rally Clásico Isla de Mallorca junto a otros vehículos exclusivos como el Jaguar E-Type de 1971 y oficiales del WRC como el Subaru WRC de 1995 y el Lancia Delta HF Integrale de 1991.

Del 10 al 12 de marzo Puerto Portals se convierte en el alojamiento perfecto para albergar a todas estas piezas de incalculable valor y es el marco inigualable de estilo y glamour para que luzcan en todo su esplendor. Allí todos los aficionados podrán acercarse y vivir en primera persona el espíritu de la competición, compartir momentos con los pilotos y sobre todo observar el museo rodante en momentos clave de la competición como son la salida de la competición, que tiene lugar en la dársena principal del puerto, y la entrega de trofeos que dará fin a la carrera de clásicos más exclusiva del mediterráneo.

Acerca del autor de la publicación

AMC DIGITALES

Asociación Medios de Comunicación Digitales
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: