Graba con cámara oculta a clientas que acudían al baño en un bar de Palma

0

Agentes de la Policía Nacional en Palma, han detenido a un ciudadano de origen español de 42 años de edad, sin antecedentes, como presunto responsable de múltiples delitos contra la intimidad de las clientas de su establecimiento situado en el distrito Centro, contando por el momento al menos a 38 mujeres diferentes.

El presunto autor disponía de dos dispositivos de grabación ocultos en botellas de agua, que se comercializan en ese formato para lograr captar imágenes sin que se percate la persona grabada, ya que la cámara capta perfectamente la imagen y el sonido a través de una etiqueta especial que simula ser la de una marca de agua mineral, y el líquido que contiene hace invisible la propia cámara, siendo un dispositivo muy sofisticado y considerablemente costoso.

Al parecer el detenido llevaría al menos dos años colocando estos aparatos en el urinario femenino, de tal forma que captasen la mitad inferior del cuerpo de las usuarias del baño cuando procedían a usar el suyo.

Hallazgo casual por parte de una clienta

La botella con la cámara oculta fue descubierta casualmente por una clienta que al comprobar el hallazgo lo entregó a la policía relatando lo ocurrido y explicando que ya en el año 2020 localizó otra botella igual que la anterior con una cámara en el interior la cual destruyó, según su versión.

Los agentes del grupo de Investigación de la Comisaría Centro de la Policía Nacional se hicieron cargo de la investigación, comprobando que se trataba de una cámara que se activa por movimiento, esto es, cada vez que una mujer entra en el aseo, y que contenía una tarjeta micro SD. 

Localizados más de cien archivos con 38 mujeres diferentes

Los investigadores procedieron al análisis de la tarjeta SD, que disponía de más de cien archivos, comprobando por un lado que hasta 38 mujeres distintas habían quedado retratadas por la cámara, y por otro que cada pocas pistas de grabación aparecía una y otra vez un mismo varón a comprobar el correcto funcionamiento del aparato.

Una vez constatado que se trataba de uno de los socios de la empresa, los investigadores procedieron a su detención el pasado martes 26 de julio, incautando todo el material electrónico de que disponía esta persona tanto en su vivienda como en el bar. 

En el local tenía las dos botellas de agua citadas, una aún con la cámara, en esta ocasión ocultas tras la barra, y en su vivienda un portátil, donde al parecer accedería al contenido de las grabaciones, y otras 44 tarjetas de memoria adaptadas para su uso con la cámara, la mayoría de 32 gigabytes. 

Estimación de cerca de cinco mil vídeos y centenares de víctimas

En total se calcula que podría haber cerca de cinco mil vídeos, y los investigadores no se aventuran aún a hacer un cálculo de posibles víctimas, que se podrían contar por centenares, siendo su identificación una ardua labor pendiente antes de cerrar el caso.

A falta de un análisis pericial del material intervenido, no hay por el momento indicios de que haya compartido las grabaciones con terceros, por lo que en un principio solamente se le imputa un número aún por determinar de delitos de descubrimiento de secretos.

El presunto autor pasó a disposición judicial el martes por la tarde.

Deja un comentario

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.