El Ayuntamiento solicita la ayuda ciudadana para combatir los grafitis que dañan el patrimonio y suponen cada año unos 10.000 euros en limpiezas extraordinarias

0

El Ayuntamiento de Santa Eulària des Riu pide la colaboración ciudadana para atajar la proliferación de grafitis en la vía pública, especialmente en aquellos elementos de tipo patrimonial puesto que, además del problema estético que suponen, presentan el problema añadido de que la limpieza de las pintadas puede poner en riesgo la integridad de dichos elementos que se han conseguido conservar desde hace décadas o incluso siglos.

Actividad incívica

En caso de observar una actividad incívica de este tipo se puede llamar a la Policía Local (971330841) y también se pueden notificar a través de la aplicación móvil Línea Verde presente en las tiendas de aplicaciones tanto de Android (Play Store) como de Apple (App Store).

Las pintadas son actuaciones difíciles de perseguir puesto que se suelen realizar en lugares de poco tránsito o, en caso de que sí que estén frecuentados, en horarios nocturnos y de forma rápida y discreta.

Afean los espacios públicos comunes

Los grafitis suponen un menosprecio a la convivencia de todos los residentes, afean los espacios públicos comunes, estropean elementos públicos y privados y suponen un gasto para las arcas municipales, que cada año tiene destinar unos 10.000 euros extra y muchas horas de personal para realizar las reparaciones del mobiliario urbano.

A esto habría que añadir los esfuerzos que deben hacer los propietarios privados, también afectados por esta lacra.

Hasta 1.500 euros de multa

Esta situación es especialmente doliente en el caso de los grafitis realizados en elementos patrimoniales o entornos de especial protección o significación como fachadas de iglesias, casas o elementos protegidos como los puentes del Río de Santa Eulària.

En estos casos, al problema estético de la nula calidad de los dibujos y el afeamiento del entorno se suma el hecho de que si se deben usar reactivos que eliminen la pintura – como ocurre cuando se ha pintarrajeado sobre piedra- su composición puede tener también efectos sobre el material de base, favoreciendo su daño.

Hasta 1.500 euros de multa, reparación del daño y responsabilidad paterna

Ordenanza de Convivencia Cívica

A este respecto cabe recordar que, según la Ordenanza de Convivencia Cívica, las pintadas constituyen una falta grave cuya sanción es de entre 751 y 1.500 euros así como la obligación de reparar el daño realizado o asumir el coste si ya lo ha realizado el Consistorio.

En determinados casos, la sanción puede ser sustituida por trabajos comunitarios y en el caso de los menores de 16 años se recuerda que los responsables legales son los padres o tutores legales.

Deja un comentario

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.