Me echaron del mercado laboral en el preciso momento en que superé los 45 años, estaba mejor formada y tenía más experiencia.

Los ‘cachorros’ de los dueños de la empresa, recién salidos de la facultad y sin tener ni pajolera idea de la realidad, además de a ellos, ‘colocaron’ a sus colegas de carrera eliminando los principales responsables y altos ejecutivos, así provocaron mi despido, lo triste, ha sido ver que en sólo dos años acabaron con 15 años de duro trabajo para levantar y llevar a la excelencia a esa compañía.

Este es el problema que tiene este país: dueños de empresas familiares que no saben gestionar sus transiciones intergeneracionales y partidos políticos que funcionan como empresas familiares basados en colocar, paniaguar, enchufar y destruir todo lo que los buenos gestores y profesionales conseguimos.

Me vi obligada a invertir ahorros, subsidio y finiquito en montar un pequeño negocio… lo gasté todo, sabía que iba a funcionar, lo que no sabía es que iba a perder todos mis clientes por culpa de esta maldita pandemia del covid.

Ahora resulta que las ayudas han sido un insulto para aquellos que han conseguido cobrarlas y la ruina para los que nos hemos quedado sin tan sólo con que poder pagar el alquiler de nuestra casa.

Este país, en vez de apoyar a autónomos y empresarios para que levanten la economía y la gente tenga trabajo, provoca la ruina de los primeros y el paniaguismo de un sector de la población que cada vez es menos capaz de sacar adelante su vida por sí mismo. 

¿Y ahora qué? ¿Tienen idea de la cantidad de personas que como yo hemos quedado en la nada?

Eva

Deja un comentario

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.