28 de junio de 2022

GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES

Periodico de Baleares

¿Por qué sí solo es sí? Y no, no tiene nada que ver con ideología política. Otra cosa es que los inútiles que tenemos ejerciendo política lo hagan, como siempre, pensando con el culo.

Primero, si te formulas la pregunta ¿En que puto mundo has estado viviendo hasta ahora tío?

En España, 856.000 mujeres entre 18 y 50 años han sufrido maltrato, entre 50 y 85 años el número es mayor.

El mayor número de maltrato se produce en pueblos y zonas rurales. En cuanto a violaciones, entendida ésta como el hecho de se haya consumado la penetración, se producen más en núcleos urbanos, fiestas y, como no, en zonas turísticas, especialmente, en los espacios de ocio vacacional para jóvenes. Todo eso, sin contar las violaciones que se cometen en los prostíbulos, por los 2.500.000 millones de puteros nacionales.

Los machotes que abusan sexualmente suelen tener entre 25 y 33 años… La mayoría sin antecedentes penales, con vidas totalmente normales, no hay nada que haga pensar que el hijo de Paquita, Fátima o doña Verónica sea un violador. Recuerden la famosa manda, uno de ellos era militar, un peluquero y otro guardia civil. Sólo dos tenían antecedentes con la justicia leves.

Lo patético, es que cada vez, más jóvenes entre 14 y 29 años, son incapaces de discernir que están cometiendo violencia sexual. En nuestro hipócrita país de doble moral, se producen seis violaciones al día, o lo que es lo mismo: Una cada cuatro horas.

Los que tienen pasta, simplemente, en vez de violar en una playa o parque, lo hacen en un prostíbulo, donde los delincuentes que los regentan hacen el trabajo sucio por ellos.

Nuestro modelo educacional falla, tanto en colegios, institutos como en los propios hogares. ¿Qué tenemos que hacer? Si después de que se haya dado la oportunidad de que se aplique un código penal que debería disuadir y no lo hace, se hayan reforzado las medidas de información y educación sexual y no funcionen.

Un estudio de antropología social expone que los jóvenes, en mayor o menor grado, ven porno y tienen una visión distorsionada de la sexualidad, libertad y respeto mutuo, entendido éste como saber ver claramente los límites que no se deben sobrepasar.

Parte importante de nuestros nuevas generaciones saben contestar en los exámenes teóricos lo correcto, pero en la práctica, suspenden. No somos lo que sabemos, sino lo que somos capaces de realizar con lo que sabemos para un bien personal, el de los demás y la naturaleza que nos acoge.

Pero, por dónde empezamos a establecer la cadena de responsabilidades, cuando se puede observar el desenfreno, falta de civismo y corresponsabilidad social a pie de calle, no me crean, tan solo tienen que pasearse por lugares como el parque WiFi, la zona caliente de Camp Redó, Pedro Garau o Son Gotleu o por ciertas zonas turísticas de madrugada.

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: