Los que tienen un sueldo «asegurado», cuidado, durante estos próximos años las diferencias entre pobres y acomodados se harán tan notables que se puede romper el equilibrio cívico y social

0

Y claro, los que no tienen esos ingresos «asegurados», no quieren ser menos, y quieren aparentar vivir con igual calidad de vida, hasta el absurdo, que a pesar de no tener seguridad laboral piden créditos de miles de euros simplemente para irse una semana de vacaciones y llenar su Facebook de maquillaje gráfico aparentando una efímera felicidad sin ser consecuentes con las consecuencias de la imprudente filosofía de «vivir al día».

Con los años descubres que ni los votantes deciden realmente quien gobierna, ni gobierna quien crees que has votado.

Hay una colección de paniaguados, enchufados, colocados y chiringuitos que determinan una gran red clientelar que determina en gran medida la probabilidad de voto hacia unas opciones políticas totalmente controladas por lobbies de poder económico casi siempre pernicioso.

Por lo tanto: No sirve de nada votar a las grandes opciones clásicas o no votarlas porque tienen suficientes paniaguados para perpetuarse sea gobernando o ejerciendo presión en la oposición, gracias, también, a la financiación que por ley reciben por ello de los esclavos pagadores de impuestos.

Por otra parte, hay que empezar a ver a los paniaguados como los auténticos enemigos de la nación, pues sin ellos, la estructura de poder no se puede perpetuar, no porque sean malvados, sino, simplemente, porque son como la mayoría de seres humanos, gente que va a lo suyo y al resto que le den.

14 millones de personas que cobran del estado gracias a que otros 13 millones del sector privado son desangrados a impuestos, esto es insostenible. Por ello, España, sigue endeudándose en vez de resolver este problema de estructura social y económica.

Los que reaccionamos por consciencia de ello, solemos ser personas que sabemos ponerle riendas a nuestros egoísmos, tratando de vivir con un valor añadido entendido éste como intentar en nuestro día a día en hacer un mundo más amable para los más necesitados y más respetuoso con la naturaleza. Si hay que votar, votamos a opciones locales, cercanas a la realidad del día a día a pie de calle.

Para entenderlo basta con pensar con lógica matemática, endeudarse para sostener unas estructuras improductivas, es un sistema insostenible, es un espejismo de bienestar para hoy a cambio de un infierno mañana. Por tanto, hay que actuar para hacer una sociedad más equilibrada, justa y solidaria.

Mientras, una colección de egoístas con un sentido de progreso individual cueste lo que cueste a los demás y al denostado planeta, sigue siendo representado en los lamentables «debates del estado de la nación» despotricando unos contra otros como buenos títeres del verdadero poder, desviando la atención hacia los esbirros del enemigo original, ese vecino que disfrazado de ideología se ha «colocado» o enchufado en esa carísima agencia de colocación de empresas públicas, duplicidades administrativas y sobredimensión política.

Deja un comentario

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.