Hay opciones pero… ¿Cuál de ellas es la más correcta?

El mundo económico, que lo rige todo, no encaja, ni puede, en las utopías políticas de las izquierdas españolas.

Como he mencionado alguna vez, la izquierda reparte sin cerebro y la derecha recauda sin corazón.

En España los efectos de la inflación dañan mucho más a su población que a países como Francia o Alemania.

Al parecer uno de los problemas que tiene España es su excesivo intervencionismo enfocado al control del mercado laboral mediante una legislación que genera socialización de los recursos de los emprendedores para mantener plantillas que no se pueden permitir debido al tren de las exigencias de los mercados, es decir, mientras las empresas Alemanas y Francesas pueden soltar lastre laboral cuando lo precisan para ser más competitivas, en nuestro país se sobreprotege al trabajador a expensas de que las empresas tengan menor competitividad en los precios de sus productos o capacidad de afrontar las crisis reduciendo costes de producción.

Esto va a provocar que muchas empresas acaben cerrando, otras dejarán de poder ser competitivas y finalizarán como mínimo decreciendo… Es pan para hoy y hambre para mañana.

Nuestro país se está convirtiendo en un referente de pobreza, incompetencia e hipocresía, recuerden, que mientras nos crujen a impuestos a todo el que tiene una nómina, empobrecen y arruinan a nuestros empresarios y autónomos, lo de hipócritas va porque somos líderes en prostitución, drogas y delincuencia, no sólo a nivel Europeo, sino mundial, en la actualidad, no hay mucho de lo que sentirse orgullosos de ser español.

Esto conlleva que seamos duramente criticados por los altos mandatarios europeos por la gestión de los recursos económicos del Estado Español que van encaminados a garantizar los sillones a los políticos de turno antes que modernizar, adaptar a los cambios energéticos de forma realista, dar respuesta a los retos tecnológicos y optimizar la gestión económica para que podamos generar puestos de trabajo reales en vez de forzar artificialmente el mantenimiento de plantillas a costa de la ruina de muchas empresas.

La ignorancia financiera de la mayoría de la población y una rancia cultura burguesa idiotizada por vetustos idealismos que no se adaptan a tiempo a la realidad de la globalización económica mundial nos avergüenzan ante las economías más avanzadas de la Comunidad Europea.

Hoy en día, una persona que quiera ser útil a la sociedad moderna tiene que estar reciclándose y formándose en nuevas tecnologías, idiomas y formaciones profesionales permanentemente, es más, estar dispuesta a viajar las veces que haga falta para incorporarse donde sea más útil para sí misma y los demás.

El mundo ha cambiado, lo hemos provocado nosotros mismos mediante la revolución tecnológica y económica vivida estas últimas décadas. Cuanto antes nos pongamos en ello mejor para las nuevas generaciones, porque por lo que veo, las actuales están viendo los últimos coletazos de una clase media que se está extinguiendo.

Si queremos despegar, tendremos que empezar a soltar lastre ideológico y cultural… por doloroso que nos parezca, tendremos que adaptarnos.

Cuando los políticos solo saben resolver seguir en el poder, lo hacen a cualquier coste, crean redes clientelares, enchufados, funcionarios sin funciones necesarias, cargos a dedo, paniaguados y asesores que no asesoran pero cobran, una legión de personas que no innovan, que no aportan valor añadido y que nos desangran nuestros impuestos… ¿No creen que deberían ser el primer lastre a soltar?

Deja un comentario

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: