El Último Jueves y el CBA te invitan a disfrutar de: «Mi cronopio abierto» y Valentín Chacártegui Sullivan

0

El calendario avanza con la parsimonia que solo febrero parece conocer, detenido ante el parpadeo de un insecto que marca el compás de los días. En este mes peculiar, donde el invierno se despide y la primavera asoma tímidamente, se gesta un encuentro poético, un ritual que celebra la palabra y la nostalgia. Es el Último Jueves, una cita mensual que despierta la magia de la poesía y rinde homenaje a figuras que marcaron con su tinta el mundo literario.

Febrero se despliega como un campo de lunas, un lienzo blanco donde las garzas anidan sus sueños. La blancura y los pétalos se entrelazan en una danza misteriosa que solo este mes puede ofrecer. El sol, en su silencio vespertino, parece detenerse, dejando espacio para las voces de los granjeros que, como poetas de la tierra, recogen a sus animales entre sus brazos.

Este febrero, sin embargo, lleva consigo un eco especial. Un oro antiguo resuena en el cacareo del gallo, recordando a Valentín Chacártegui Sullivan, quien hace diez años partió hacia «la otra luz». En esta lectura abierta, se rendirá homenaje a este querido cronopio, un ángel frágil que abraza como un oso en la memoria colectiva.

Círculo Bellas Artes de Palma

El evento, que se llevará a cabo el próximo jueves 29 en la sede del Casal Balaguer del Círculo Bellas Artes de Palma a las 19 horas, se presenta como un microcosmos poético. Bajo la influencia de Julio Cortázar, el maestro del juego literario, los asistentes podrán compartir uno o tres poemas, dar rienda suelta a sus versos, ya sea con o sin micrófono, en un ambiente de expresión y libertad.

La convocatoria se teje con la promesa de un «cronopio abierto», un espacio donde las palabras se entrelazan como hilos de un tapiz, creando un cuadro vivo de emociones y reflexiones. Los participantes son invitados a traer consigo no solo versos, sino también anécdotas y recuerdos de Tincho, el añorado Valentín, enriqueciendo así el tejido poético de la velada.

Entre la lectura abierta, los versos de Cortázar y las memorias compartidas, el Último Jueves se erige como un tributo a la poesía, a la amistad, y al arte de tejer con palabras los momentos que marcan el tiempo. ¿Cuántos Últimos se habrán celebrado en un 29 de febrero durante estos treinta años? La incógnita queda en el aire, pero aquel que logre desentrañarla será recompensado con una pequeña lata de aceitunas rellenas, un tesoro que se suma a la riqueza de esta experiencia poética.

Así, febrero se despide con un susurro poético, con la certeza de que, aunque el tiempo avance inexorable, la poesía persiste como un faro que ilumina los días, incluso los más lentos y detenidos.

Deja un comentario

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.