El difamador, ese maltratador social de cada día…

Con los años vas descubriendo que tras muchas sonrisas y miradas vacías te están difamando.

Te das cuenta de que intentan lograr el desprestigio de una persona entre las demás a la vez que consiguen que esas mismas personas se conviertan en el verdugo de su víctima.

Es muy fácil para el astuto sin moral lograrlo, consiste en simpatizar con la gente que quiere utilizar para dañar a través de las ideas y perspectivas distorsionadas que les inocula, un juicio injusto, sesgado e interesado contra alguien.

Disfraza de motivos y valores morales su argumento para que su brazo ejecutor, las lenguas de las mentes mediocres que ejercen los ecos del rumor, causen daño a la dignidad, bienes o círculo social a un alma inocente virtualmente revestida de culpabilidad por el hostigador.

Basta que al vulgo le hagas creer que tienen una razón suficiente a través de la manipulación argumental, para que el sarcasmo, burla y desprecio se expresen inconteniblemente, pues, son el reflejo de sus propias miserias personales.

Luego perdura en el tiempo, porque para ese círculo de vanidades, su sensación de tener una pizca de autoridad para autonombrarse carcelero y verdugo de los demás les ciega ante el hecho de que se trata de una sentencia moral falaz.

Hay personas que los detectan, pero les temen tanto, que prefieren aparentar afiliación a sus difamaciones antes que arriesgarse, algún día, a ser víctimas a su vez de estos sociópatas.

Deja un comentario

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: