En la sala de control de la base militar del Área 51 están reunidos a puerta cerrada la oficial al mando el el Sr. informático con gafas y la jefa del departamento, la mujer de unos 51 años y con pelo corto y oficial al mando del área.

La oficial le comenta al joven: —hemos recibido una oferta de una de las grandes familias que antes controlaba todo esto muy interesante económicamente para que localicemos a los nuevos jefes, que seguro llevan chip y los eliminemos, he revisado su historial y se  que no lo vas a tener muy difícil, lo conseguido a partes iguales si lo conseguimos.

El joven informático lo piensa un poco, como si no quisiera aceptar, pero al final, al cabo de unos minutos, decide aceptar el trato.

—Así me gusta responde la Jefa, de lo que se ha hablado aquí ni una palabra, solo entre tu y yo, tampoco vamos a comentar nada de nada hasta que esté todo el trabajo terminado.

—De acuerdo, contesta el joven informático.

El rastreador

El joven sale del despacho con cara de preocupación, ocupa su puesto y sigue su rutina diaria, como si nada pasara, pero mientras empieza el trabajo de investigación para conseguir saber quienes son los auténticos jefes, cosa nada fácil.

En las montañas desérticas y rocosas australianas cerca de Simpsons Gap una señal de alarma suena en uno de los ordenadores, alguien está rastreando y buscando información sobre el grupo y sus jefes, enseguida se ponen manos a la obra para localizar al rastreador, cosa que no tardan mucho tiempo en hacerlo, pues en este caso hay prioridad absoluta.

Unas horas después, el joven informático, consciente del peligro que le reporta el que le hayan descubierto y a sabiendas que puede no pasarlo muy bien si van a por el, sin pensárselo dos veces, activa el chip de la jefa y el suyo para ser eliminados, cosa que tarda apenas unos segundos montándose un gran revuelo dentro de la sala de control, en principio solo ven al joven que se ha desmayado, pero al comprobar que no respira ni tiene pulso deciden llamar a seguridad que no tarda ni un minuto en entrar en la sala, al ir a avisar a la jefa se dan cuenta de que también está en el mismo estado que el joven, sin respiración y sin pulso.

El jefe de seguridad ordena que se lleven los dos cadáveres y que siga el trabajo normal a los demás operarios.

Auto-eliminación y eliminación de la jefa

Una vez desalojada la sala de los cadáveres, el jefe de seguridad decide investigar el terminal del joven, que además estaba abierto y con la pantalla donde registraba los últimos pasos del joven ante el terminal, pudo comprobar que lo último que hizo fue la la auto-eliminación y la eliminación de la jefa. No pudo comprobar nada  más, pues sus conocimientos informáticos no daban para tanto, pero con esto decidió que ya tenía bastante para cerrar el caso, cosa que hizo enseguida.

La rutina y la normalidad volvieron a la  secreta oficina de control y seguimiento del ciudadano del Área 51 como si nada hubiera pasado.

Las patrullas de seguridad militar seguían recorriendo toda la desértica área y vigilando que no pasara nadie en el territorio de la base, cosa que a veces se encuentran intrusos, gente que piensa que todavía se guardan los cadáveres de los extraterrestres y sus naves allí en sus entrañas y otras personas que por el simple placer de intentar clarificar sucesos extraños, según dicen que por aquella zona han sucedido. Lo cierto es que la verdad nunca se va a saber y si se sabe no se va a creer, pues poca gente se cree las informaciones del Gobierno de turno sobre los temas UFO y temas paranormales o no identificados.

Una serpiente se va arrastrando por el desierto en busca de calor y alimento, se acerca a un matorral que hay cerca de un hermoso cactus, lugar donde decide que es bueno para bajar un poco la …

Acerca del autor de la publicación

Toni Oliver Servera

Deja un comentario

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.