Según los últimos estudios un tercio de la clase media española se mantiene en ese estatus tirando de crédito… es decir, han dejado de serlo hace algún tiempo, pero se resisten a dejar identificarse como tal cara al entorno y, en vez de adaptarse a su realidad, no cesan de endeudarse irracionalmente, han cometido el error de identificarse con un estilo artificial de vida, basado en la lotería de que a ellos no les tocará sufrir una crisis, piensan que eso sólo les pasa a los otros, en vez de tener un estilo natural y adaptativo de existencia.

Es evidente que uno no puede esperar a deber más de lo que recauda porque no ha recortado gastos a tiempo en un estilo de vida que, al final, acaba con un divorcio, una deuda impagable en el banco e incluso algunos con un desahucio.

De que uno se crea ese cuento de modelo de vida, además de en las escuelas, se encargan hoy en día las series de plataformas como Netflix. Ahí te alienan para que adscribas que justamente tener eso, una hipoteca, tres hijos, una pareja del mismo sexo, dos coches por pagar y cinco cuotas en el mejor gimnasio de tu ciudad, todo ello y más, son un sinónimo de felicidad. Porque sino serás un fracasado o inadaptado.

Esto mismo es lo que pasa a nivel estatal

Pues, querido lector, si usted analiza las cuentas de nuestro país sin filtros engañosos del estado, cada uno de los ciudadanos que lo componen, desde neonatos al más viejo de los jubilados debe, individualmente, más de 90.000 euros y esa suma, en el cómputo total de deuda, sólo por los intereses de la deuda, se incrementa 2.000 euros por minuto.

Por eso, un importante segmento de las empresas más competitivas y profesionales más competentes se están marchando. No porque no quieran afrontar los problemas del país, sino, justamente, porque no pueden elegir realmente a quienes lo gestionen bien.

Es decir, la clase política española es en gran medida una organización controlada por lobbies de poder perniciosos que expolia a su ciudadanía para que ellos sigan batiendo récords de beneficios y, por tanto, van en detrimento de los recursos del ciudadano medio… lo triste, es que no hay forma posible de reformar todo esto a tiempo.

Paniguados

Y, claro está, se perpetúan gracias a las grandes bolsas poblacionales de paniaguados, chiringuitos, colocados, asesores y ese sector funcionarial colocado a dedo con sueldos escandalosos que sirven como mercenarios del poder de turno, por tanto, el único consejo que le puedo dar, si es usted valiente y voluntarioso, es el siguiente: Fórmese en algo necesario para los retos actuales de la humanidad, aprenda idiomas y márchense a un país con mayor madurez democrática y mejor gestión.

Tal vez, usted, pueda argumentar con el espíritu nacionalista y hacer creer a los acólitos de una determinada ideología que por haber nacido en un lugar y ser políglota a la vez de haberlos alienados desde la más tierna infancia con himnos y tradiciones, pueda hacer creer a alguien que ese trozo del mapa es suyo…

Pero no es verdad, pasa lo mismo que cuando uno no paga al banco, estamos tan endeudados que nuestro propio lugar de residencia ya no es nuestro. Miren un momento Baleares ¿quién se están comprando la mayoría de propiedades?

Clase media

Las de alto nivel principalmente alemanes, británicos, suizos, noruegos, franceses y rusos, en cuanto a las más sencillas, marroquíes, argelinos, chinos, hindúes, colombianos, venezolanos, argentinos, peruanos, bolivianos, rumanos, búlgaros, checos, suecos, lituanos, italianos… simplemente, cada vez menos propiedades pueden ser adquiridas por una menguante clase media local, reflejo, no sólo de una globalización, brecha insalvable intergeneracional y gran mestizaje cultural, sino también de un gran negocio que se han montado entre políticos, alto clero, apellidos heredados de terratenientes propios e internacionales desde mucho antes del franquismo y grandes corporaciones.

Por ello, es totalmente absurdo seguir defendiendo banderas nacionales cuando ya hemos vendido casi todo lo más valioso y estamos hipotecados para varias generaciones.

Si decide quedarse, disfrutará, aún, por ahora, de un clima amable, ambiente cosmopolita, pero viva con humildad, sereno, fiel a sí mismo y nunca por encima de sus posibilidades, sea usted el mejor gestor de su propia vida, porque, si tiene que ser paniaguado por papá estado, es que ya le ha pillado el toro, pues lo que le dan, no es suficiente para adaptarse al coste de vida real de nuestras maravillosas islas.

Acerca del autor de la publicación

TONI BAUZÁ

Director Contenidos y Audiovisual | Agente de Prensa | Mallorca
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: