Un hombre, cuyo nombre no puedo escribir, de 28 años, sentado ante la mesa del improvisado taller que tiene montado en su desván, escucha los los ‘nasheed’, esas canciones populares islamistas que logran seducir a los fanáticos, mientras, con gran maestría, manipula un artilugio cuyo poder destructivo está basado en el triperóxido de triacetona (TATP) que, a nivel casero, se fabrica mezclando acetona, agua oxigenada y ácido sulfúrico, clorídrico o nítrico; todo ello fácil de obtener a pie de calle, la clave es saber elaborarlo cumpliendo ciertas normas de seguridad, algo, que él, como experto militar, domina perfectamente.

Curso de Experto en Prevención de Atentados con Explosivos

Este oficial y especialista del ejército sabe que cualquiera puede informarse en las redes de como hacerlo, incluso hay cursos donde el único requisito es ser mayor de edad, como el del gran experto José Iserte Bou, que imparte online un «Curso de Experto en Prevención de Atentados con Explosivos» con el que se puede aprender los modus operandi más utilizados por los terroristas en detalle, incluyendo el terrorismo postal, coches bomba, IED lanzados o depositados, terrorismo en medios de transporte aéreo, ferroviario, edificios y lo más interesante, cómo las organizaciones y grupos terroristas se forman e informan para conseguir, fabricar y utilizar explosivos para sus objetivos terroristas.

Atentados en países con democracia

Por eso, mucha gente se pregunta: cómo es posible que no sufran más atentados los países con democracias en gran parte más avanzadas gracias al histórico expolio de la riqueza y recursos de países sumidos ahora en la miseria y con heridas de sangre, en la población civil, provocadas por injustas guerras con un único fin económico.
Muchos descendientes, amigos y familiares de esas culturas diezmadas y agredidas por las principales naciones que se reparten el pastel del poder mundial, ahora, viven entre nosotros en Europa o EE.UU.

Ese hombre del desván, sabe, que algunos nos la tienen jurada, y que deambulan, como uno más entre nosotros.

Solo es cuestión de tiempo, que entiendan, lo fácil que es conseguir lo necesario, además de formarse adecuadamente. Mientras, los medios de comunicación, continuamente, nos están asustando con actos terroristas ocasionales perpetrados por ciudadanos tarados o desequilibrados, como es, por ejemplo, el de esos chavales que se presentan con un arma y matan a una docena de compañeros, profesores o viandantes; cuando, la realidad, es que es sencillo, ser muchísimo más dañino, por tanto, cómo es posible que haya tan pocos atentados bien planeados y más masivos y, en vez de ello, aparezcan sólo casos aislados, realizados, en su mayoría, por descerebrados fanáticos o adolescentes traumatizados.

Él sabe perfectamente que un solo hombre, con preparación, medios, disimulo y tiempo, sin ayuda de nadie, podría provocar, sólo en la ciudad de Palma decenas de miles de víctimas…

Pero para que uno se plantee algo tan terrible, como es una masacre, más allá de una posible psicopatía, siempre está latente un origen, cómo no, patológicamente emocional e ideológico.

Así, ese hombre, no puede evitar revisar mentalmente los zarpazos sufridos en su vida, especialmente el recuerdo de un padre militar muy severo, ausente de la más mínima expresión de afecto y una madre también distante, acobardada, sumisa, arrepentida de ser una ama de casa casi robótica que deambulaba por al casa, repitiendo los patrones impuestos por cumplir el expediente por el que fue educada; eso sí, para salir de la rutina, recibía de vez en cuando algunos azotes del macho alfa familiar, por hacer asomo, alguna vez, de la mínima queja.

Sabe fehacientemente que la seguridad es simplemente una ilusión, incluso los medios de los que disponen los cuerpos de policía son precarios e insuficientes.

De hecho, sólo se resuelven el 20% de los delitos, lo cual entraña, que si eres un criminal inteligente, bien organizado y con un ego controlado, puede ser una profesión muy lucrativa, basta compararla con el nivel l de éxito de los empresarios, que el 98% de los nuevos negocios que emprenden fracasan antes de los dos años. La verdad, piensa, es que lo único que salva a la sociedad del caos es ésta misma al compartir la ilusoria y generalizada creencia de que el control existe, como si el estado fuera un dios que te vigila y casi todo lo ve y corrige mágicamente. Y en parte, es así.

Por eso, después de sobrevivir a sus propias miserias y convertirse en un hombre de bien, finalmente, este hombre, es uno de los héroes anónimos del glorioso ejército español que trabaja en el peligroso oficio de infiltrado en grupos islámicos radicales, por lo que ha tenido que convertirse al Islam y renunciar a toda vida convencional para camuflarse mejor; al igual que otros oficiales de los ejércitos europeos, que se dejan la piel para garantizar la paz que todos disfrutamos.

Acerca del autor de la publicación

TONI BAUZÁ

Director Contenidos y Audiovisual | Agente de Prensa | Mallorca
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: