No todos los jóvenes son iguales, pero con parte de ellos, francamente, nos estamos equivocando de rumbo…

En el Reino de España, se imponen cada vez más el Nihilismo y hedonismo como filosofías de vida en un contexto favorecido por la «ley del mínimo esfuerzo» cada vez más instaurada en un mayor sector de la población.

Más de la mitad de los jóvenes españoles de entre 18 y 29 años desprecian todo aquello que no les produzca placer. De hecho, eso de esforzarse o entregar parte de su tiempo en hacer un mundo mejor para otros que no sean ellos mismos no está en sus planes.

Es más, el 55% de ellos simplemente deja el trabajo si algo en éste interfiere en sus hábitos lúdicos.

Estadísticamente esto aumenta según la tendencia política de los menores de 44 años. Las investigaciones han demostrado que cuanto más de izquierdas se es más es probable que se anteponga el ocio al trabajo; en cambio cuanto más a la derecha moderada (no pasa lo mismo con la extrema), más se antepone el trabajo antes que el ocio.

El colmo es cuando observamos que el 70% de los universitarios, en vez de querer invertir su costosa formación en construir un mundo mejor para todos, su mayor ambición es ser funcionario.

En cuanto a la población en general, mantener un trabajo que no es de su agrado, aunque lo precisen por no tener otra opción a corto plazo, más de la mitad no lo mantendría. No quieren ni les importa si hay que pagar pensiones, sanidad, seguridad social o deuda… eso no va con ellos.

Se lo aseguro, somos el resultado de los valores éticos y morales que poseemos, de hecho, sin éstos, los márgenes de la libertad se convierten en un pernicioso libertinaje.

Acerca del autor de la publicación

TONI BAUZÁ

Director Contenidos y Audiovisual | Agente de Prensa | Mallorca
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: