La población mundial está en alerta, al tener mandatarios de distintos países que juegan a quien tiene el juguete más destructivo de todos. Si es el niño ruso, el niño coreano del norte, aunque no se quedan, atrás el de Corea del sur con su amigo norteamericano y todos ellos buscando a otros amigos para unirse a su pandilla de destrucción.

Mientras tanto nosotros, el rebaño de estos pastores hipócritas, nos preocupamos por el precio de la luz, el gas, gasolina, el de la compra. Para nuestra supervivencia, que día a día, se ve afectada por las subidas de precio; mientras nuestros sueldos se vuelven más pequeños y con menos solvencia.

 Estos niños grandes con aires de grandeza, con problemas psicológicos de egocentrismo y trastorno explosivo intermitente.  Juegan a destruir nuestras vidas con guerras, con amenazas de utilizar sus juguetes nucleares; como si se tratase de un niño pequeño con sus rabietas cuando no se hace, lo que él quiere.

«La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen, para el provecho de gentes que si se conocen pero que no se masacran«. (PAUL VALÉRY)

Acerca del autor de la publicación

JOANA ANDREU

COLABORADORA| SOCIAL
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: