La Historia de las Islas Baleares no empieza en 1229

1

Estos últimos años me he dado cuenta que el indagar en Archivos, Bibliotecas y numerosas fuentes existentes en las estanterías, no basta.

Cada “conquistador” “poblador” y “repoblador” posterior al S. XIII se ha preocupado más de borrar vestigios, historia y documentos que mantenerlos. Llama la atención no se encuentre nada del mundo árabe tan prolífero en construcciones, rutas para desplazarse, conocimientos y enseñanzas, etc. teniendo que limitarnos a restos arqueológicos que no han sido destruidos, escritos apenas bien conservados y traducciones que dejan mucho que desear. Mientras que de la época Romana y anteriores, resulta más fácil dar con datos de culturas existentes que no lo acaecido a partir de tres siglos después.

Sin embargo, al recurrir a pequeños pueblos, a fondos privados apenas valorados de Bibliotecas casi ignoradas, en Archivo Diocesano, Parroquias, en arcones, cofres y cajas olvidadas en fincas rústicas… ahí sí se encuentra algo. En latín o en árabe, otras veces
mezclado dando paso a un jugoso, rico y singular lenguaje, más hablado que escrito pero muy utilizado en la comunidad mallorquina desde los siglos IX hasta las tropelías que tan desgarradoramente hicieron Cristianos de la Península en el XIII que ni el Santo Oficio, ni los beréberes del Rif o del actual Sáhara Occidental, ni los muchos piratas que recalaron en nuestras Islas, deterioraron, destruyeron y condicionaron de forma tan voraz, depredadora, mezquina e interesada.

No tiene que extrañar que, durante estas cuatro últimas décadas, los catalanistas de estas Islas, al pretender emular tanta injusticia con nuestra Lengua, nuestra Cultura y nuestro pueblo, se granjeen tanta antipatía que roza el odio. Desde las escuelas de enseñanza primaria hasta la UIB, desde Organismos Oficiales, prensa escrita, radio y TV, parece muy premeditada la agresión a los componentes de nuestra Cultura. A todos ellos. Parece ser que responde a intereses políticos y económicos demasiado mezquinos.

Los topónimos de la Isla de Mallorca encierran unas raíces de origen latín y otras de origen árabe que, junto a las más arcaicas, ni siquiera los conquistadores del siglo XIII modificaron. Castellanizaron algunas, cristianizaron otras, pero respetaron sus orígenes que justifica la historia, los escritos y la geología. Ni el Dictador en nuestros tiempos modernos modificó, y en la actualidad se ha de soportar que unos hipotéticos “Països” atenten una vez más a nuestra Cultura, ahora con más agresividad que violencia, en parte por la apatía, pasividad y tranquilidad que tanto nos caracteriza a los de Baleares. Seguro que, si nos desplazamos a Menorca, Ibiza, Formentera y demás islas e islotes, encontraremos signos inconfundibles de nuestra identidad, aunque parece que no son suficientes los topónimos, las costumbres, talayots, música, rondallas, proverbios, gastronomía, etc. para hacer valer nuestra forma de ser, nuestra independencia de otras
culturas, nuestro pueblo.

Antes de la Conquista, Mallorca, fue Reino desde que se independizara de la Taifa de Dénia, antes de ser consideradas Islas Orientales del Al-Ándalus fueron cuna de un pueblo que siglo tras siglo sufrió saqueos, asaltos y maldades. No vamos a consentir más dependencias, avasallamientos, ni imposiciones. Esto son nuestras las Islas y nosotros vivimos, hablamos y sentimos como hombres y mujeres de Baleares.

1 pensamiento sobre “La Historia de las Islas Baleares no empieza en 1229

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.