Es peligroso pensar en voz alta…

Cuando la hipocresía de los sindicados paniaguados llega a sus confines, encontramos, allí, en la frontera, a los funcionarios, convertidos en un sector privilegiado de una sociedad que sufre para pagarles a todos ellos, sindicatos y funcionarios, su mejor nivel de vida a pesar de no poder hacerlo, pues para lograrlo, hay que seguir endeudando a las próximas generaciones de curritos pues, España, al igual que Grecia, Italia y Portugal, tiene una deuda impagable y, encima, no hace más que incrementarse.

Esta frase lo resume: «Todo el mundo va a lo suyo, menos yo que voy a lo mío», Mario San Miguel, cantautor, escritor y activista.

Hoy en un periódico local aparece esto: «El salario real de los funcionarios ha caído en un 15 % en la última década».

Vale, ahora miren la imagen que acompaña a este escrito, indica la pérdida de poder adquisitivo de los españoles no tan bien protegidos y asegurados a la hora de cobrar un sueldo, entre 2003 y 2021: 37’3%.

Los sindicatos comprados por los sátrapas de turno en el gobierno no muerden la mano que les da de comer, aunque robe esa comida a los que ellos deberían defender de aquél, me refiero, a la generalidad de los trabajadores.

Los funcionarios, como tienen todas las ventajas a la hora de poder sindicalizarse, tiempo y energías, basta ver los escándalos que pueden consultar en las hemerotecas de investigación periodística para que se hagan una idea de ello, como decía, nuestros necesarios funcionarios ellos sí pueden organizarse para reclamar «qué hay de lo mío», poco les importa, que el resto de los trabajadores no estén presentes en las manifestaciones que los sindicatos tratan de que no acontezcan, no sea cosa, que en el año del milagro electoral, el cantamañanas de Moncloa pierda votos.

Miren, la realidad es que si es usted un currito, usted ha perdido más del doble del poder adquisitivo que un funcionario medio. Ojo, quede claro, que me parece bien que todo el mundo, funcionario o no, pueda tener un sueldo digno, lo que pasa, es que es indigno, que encima que los paguemos nosotros, ellos, en sus manifestaciones se olviden de que «la unión es la fuerza» y como mínimo deberían apoyar a los más perjudicados de esta situación, que por cierto, visto los datos, no son ellos.

Señoras, Señores y «Señeres» la realidad es que aquellos que más poder adquisitivo han perdido han sido por este orden: Los parados, los que dependen de las ayudas públicas para vivir, un 19,8% de los trabajadores, pues cobran en precario o su sueldo no está acorde con el coste de vida de la zona en que trabajan y viven, luego, viene el 50% de los pensionistas, pues hay pensionistas y pensionistas, es absurdo, al igual que cuando hablamos, de trabajadores generalizar, hay que ponderar bien estadísticamente los datos y, finalmente, los curritos, con más del doble de pérdida adquisitiva que los manifestados funcionarios en la actualidad.

Lo sé, todos tenemos amigos, hermanos, primos, cuñados, conocidos, etc., que son funcionarios, criticar que no apoyan al resto de la ciudadanía lo suficiente para presionar a los sátrapas políticos para una mayor justicia social está mal visto y, claro, pensar en voz alta, es peligroso ¿verdad?

Antes de la crisis que estaban viviendo, 13.700.000 de personas del sector público, incluido políticos, funcionarios y Familia Real que eran mantenidas por 13.000.000 de curritos. Los número ya no cuadraban ¿No es así?

Era ya insostenible en 2019 y el Estado seguía emitiendo deuda para poder financiar esta sinrazón.

Hoy, si usted mira la nómina, comprobará que si usted cobra un sueldo neto de unos 2.000 euros, el coste a la empresa es de 3.500, es decir, 1.500 de su sudor y esfuerzo, se va para mantener un estado muy mal gestionado. Además, de pagar con el neto después todo un conjunto de impuestos al hacer cualquier transacción económica.

Repito, es insostenible, hay que hacer un ERE de funcionarios no esenciales… y todos los que hemos trabajado en la administración pública sabemos que los hay. No los podemos mantener.

Empecemos por ahí, y a medida, que se vaya adelgazando la administración pública, al haber menos sueldos, que el balance de estos permita subir los sueldos a los funcionarios que sí son realmente esenciales y necesarios.

Es solo una opinión, tal vez esté equivocado, pero a mí me parece que nuestros sindicatos deberían estar armando la de dios san bendito en las calles defendiendo a todos, especialmente, a los que más sufren el peso sobre sus espaldas la financiación de todo este desaguisado socioeconómico estatal y, sobre todo, los que padecen la pobreza y exclusión social.

Acerca del autor de la publicación

TONI BAUZÁ

Director Contenidos y Audiovisual | Agente de Prensa | Mallorca
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: