El sábado por la mañana estaba esperando en la calle de un supermercado, cuando llega una moto y aparca en uno de los tres aparcamientos para movilidad reducida. La mujer de unos 40 años baja de la moto, le comento que es un reservado y le señalo que hay muchos estacionamientos disponibles al lado. Ella sin ningún remordimiento y bastante despectiva responde que sólo son unos minutos y se marcha tan “pancha”.

El momento se convierte en 30 minutos, cuando regresa de hacer la compra saluda muy simpática a la cuponera dando la imagen de una mujer simpática, respetuosa (imagen muy alejada de la realidad)

 Se permite el lujo de hacer una llamada, tranquilamente desde su móvil, mientras sigue en el aparcamiento ocupando una de las tres únicas plazas para movilidad reducida.

El incivismo de ciertas personas nos complican la vida a las demás por su egoísmo, pasotismo. Son seres que no saben vivir en sociedad, viendo el ejemplo de esta persona no me extrañaría que sea de las que dejan la bolsa de basura fuera del contenedor, que tire el refresco o la colilla desde el coche o que deje bolsas de escombros por el campo.

Acerca del autor de la publicación

JOANA ANDREU

COLABORADORA| SOCIAL
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: