Cada fin de semana hay más de 700 partidos de fútbol en todas las Islas Baleares. El tanto por ciento de conflictos es mínimo, pero la voluntad de las instituciones y de todo el tejido deportivo es erradicarlo. Así lo han escenificado hoy la consellera de Asuntos Sociales y Deportes, Fina Santiago, el presidente de la Federación de Fútbol de las Islas Baleares (FFIB), Pep Sansó, el árbitro internacional Guillermo Cuadra Fernández y la árbitra Amy Peñalver, de categoría nacional, acompañados de representantes e integrantes del Comité Técnico de Árbitros, clubes y miembros de la Comisión contra la violencia.

Ha sido en un acto para recordar los principios de la tarjeta blanca, que tiene como objetivo fomentar los valores del deporte y la deportividad en el fútbol balear, y que siempre ha contado con una gran aceptación y funcionamiento. Debido a la pandemia, se paró su uso, y ahora la Conselleria de Asuntos Sociales y Deportes, la FFIB, el Comité Técnico de Árbitros y todos sus colegiados, y la Comisión contra la Violencia, la reactivan.

La consellera Santiago ha destacado la importancia de los campos de fútbol en la educación y la promoción de los valores para los más pequeños, puesto que son un espacio con alta presencia de niños, niñas y adolescentes. Por eso, «es importantísimo insistir en el uso de la tarjeta blanca, y los árbitros tienen que hacer este papel». A continuación, ha anunciado: «el compromiso que asumimos hoy aquí es que aquel club que tengui más tarjetas blancas en cada una de las categorías recibirá un premio para material y equipamiento. Así insistimos y reforzamos el uso de la tarjeta blanca, porque esté cada vez más presente, que sirva para reflexionar, tal como hacen la roja y la amarilla».

Pep Sansó ha recordado que la tarjeta blanca «se creó en 2016 conjuntamente con el Govern de las Islas Baleares. Tiene que ser la primera piedra, el primer paso, para, conjuntamente con clubes, árbitros, entrenadores, jugadores y afición, y, a medio plazo, erradicar totalmente todo lo que sea inapropiado en el fútbol y siempre premiar aquello importante, que son las acciones positivas».

Efectivamente, la iniciativa de la tarjeta blanca nació la temporada 2016-2017, en el marco del programa del Govern «Posam valors a l’esport» y con la colaboración de la FFIB. Es una tarjeta utilizada por los árbitros durante los partidos de fútbol base (desde los prebenjamines a los cadetes) para valorar positivamente las acciones de juego limpio de los jugadores, miembros del cuerpo técnico y público. Desde la puesta en marcha de esta iniciativa, los árbitros han mostrado 1.618 tarjetas blancas para hacer un fútbol mejor, más social, más respetuoso y más capaz de promover los valores de la deportividad.

Por su parte, los árbitros presentes en la rueda de prensa han animado a sus compañeros del fútbol base a utilizar la tarjeta blanca. Guillermo Cuadra Fernández ha afirmado: «Estas acciones parecen pequeñas, pero son ambiciosas. Si la generación de los más pequeños adquiere unos buenos hábitos, obviamente nos repercutirán los valores del deporte en la sociedad del futuro». Además, ha recordado que el deporte base es «formación técnica y formación en valores».

En este mismo sentido, Amy Peñalver ha destacado que «el fútbol en categorías inferiores es un fútbol formativo. Además de ganar y hacer una actividad deportiva, aquello importante son los valores que adquieren los jugadores: trabajo en equipo, deportividad, ayudar al compañero o al adversario…» y ha remarcado que, además «de aprender a defender, a atacar, a parar un penalti o a marcarlo, también es importante la deportividad».

Acerca del autor de la publicación

REDACCIÓN

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: