Los voluntarios en las perreras están en peligro de extinción. Gente anónima que da su tiempo a los animales que han sido recogidos por las calles o carreteras deambulando o bien de aquellos que renuncian a ellos.

Gracias a su dedicación y a su tiempo, principalmente, los perros pueden salir de sus cubiles a sociabilizar con otros perros, donde esas personas llegan a conocer el carácter, los traumas o simplemente se gane la confianza del animal que pasea. Y así favorecer una posible adopción.

Estos voluntarios, asumen trabajos que tendría que venir de la mano de los responsables de los centros. Gracias a esos “clics” de sus cámaras se suben las instantáneas a redes sociales, para poder dar visibilidad a muchos animales que arrastran mochilas de poca sociabilidad, maltrato, mala educación por parte de sus antiguos dueños, abandonos y sobre todo la necesidad de dar amor incondicional.

En otras son los que se encargan de dar la voz de alarma, de casos que necesitan una implicación de urgencia; bien porque el animal este enfermo, en una edad de riesgo como cachorros o los más mayores.

En la perrera de Son Reus, antes de la pandemia podían ir hasta diez voluntarios. Bastaba dejar tu DNI en la oficina, recogías el chaleco y ya pasabas a ser voluntario. Muchos de ellos eran habituales en los pasillos de Son Reus, se conocían al dedillo a los operarios, los perros que era mejor sacarlos cuando no había tanto jaleo. En definitiva, eran parte activa de las adopciones.

En el Cepad (Santa Eugenia) no existía número concreto para poder pasear a los canes. La falta de personas con más fuerza física era la que más se necesitaba y se sigue necesitando. Pues perros grandes los cuales estiran al salir necesitaban ser paseados por personas mas acostumbrados a estos animales.

Los voluntarios y los veterinarios del centro se implicaban en los casos que llevaban mas tiempo entre rejas. Y en los que el tiempo corría en su contra por su fragilidad en su estado de salud, donde una perrera no era ni es el lugar adecuado, donde tratar según que enfermedades o accidentes.

Tras el confinamiento todo cambio. ​

En Son Reus paso a un registro que debe hacerse en el ayuntamiento de Palma, una vez concedido pedir cita.

En el Cepad, ocurrió algo parecido, pero sin ser tan extremista como la perrera Municipal, se debe pedir cita para ser voluntario y tienen un determinado numero de voluntarios por días y turnos. Recordemos que tienen abierto al público mañana y tarde. Esta perrera ha perdido gran parte de sus voluntarios, bien por la llegada del verano, por el calor o simplemente porque sus horas libres, son incompatibles con sus jornadas laborales.

Con toda esta burocracia, son muchos los voluntarios que han desaparecido o están a la espera de que se les de el alta como tales.

Son pocos los que ahora pasean e intentan conocer a sus inquilinos, sin llegar a poder profundizar en sus caracteres. Hay canes que se pasan una semana sin salir de sus jaulas por falta de manos. Gatos que son olvidados, por no tener tiempo a inmortalizarlos en instantáneas.

Los cambios que se realizaron para mejorar la calidad del servicio, no ha sido tal. Y ha condenado a los animales, que no entienden de burocracia, a que su invisibilidad sea mucho más eterna.

Hay cambios que son para mejorar una situación, pero este sistema de voluntariado no funciona del todo correctamente.

Es correcto verificar los datos a quienes quieren ser voluntarios, para que no entre un “zorro en el gallinero”. Y así dar un buen servicio, no solo a los animales sino a la comunidad.

Pero amigos, no debemos olvidar que muchas veces el “Zorro” ya está dentro e instalado, y precisamente no de la mano de los voluntarios. Donde ese mismo depredador ataca sin justificamiento, sin razón a los que, si realmente luchan por los animales, aunque se los tilde de radicales animalistas. Simplemente por decir las verdades, que muchos ocultan.

Acerca del autor de la publicación

NURIA SERAL

Redactora
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: