La Sala Penal del Tribunal Supremo ha condenado a 14 años y 3 meses de prisión y al pago de multas por importe superior a los 8 millones de euros al empresario almeriense Emilio T.M., que se dedicaba a comercializar gasóleo adulterado, por delitos de blanqueo de capitales, falsedad en documental mercantil continuado y cuatro delitos contra la Hacienda Pública.

El Supremo estima parcialmente el recurso del empresario contra la sentencia de la Audiencia de Almería, de 8 de enero de 2021, que le condenó a 15 años y 3 meses de prisión, en el único sentido de no considerar como continuado el delito de blanqueo, por lo que reduce la pena por dicho delito de 4 a 3 años de prisión. El resto de penas por los otros delitos, así como las indemnizaciones fijadas por la Audiencia de Almería, se mantienen, lo mismo que la multa de 4 millones de euros por el delito de blanqueo.

Entre los hechos probados de la sentencia, se destaca que el empresario realizó “una serie de actividades para conseguir beneficios ilícitos a consta de la Agencia Tributaria. Para conseguir sus ilícitos fines el acusado se ha válido también de personas jurídicas de naturaleza mercantil que bien ha creado a tales propósitos o se ha servido de las mismas”.

“El principal método de actuación del acusado, actuando directamente él, y valiéndose de las otras personas ya juzgadas -añade el relato fáctico-, era el de adquirir aceites exentos de tributación si se destinaban al comercio intracomunitario, y mezclarlos con gasóleo, y el producto resultante, una mezcla con 25% aproximado de aceite y el 75% de gasoil, venderlos a Estaciones de Servicio y de Transportes como si de gasoil se tratara, producto este sometido entre otros al Impuesto Especial de Hidrocarburos si el destino final es en España”.

Acerca del autor de la publicación

REDACCIÓN

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: