Cada día de mi maternidad es diferente, no hay dos iguales. Eso sí, es una aventura y no lo de las películas.

Por poner ejemplos de mis días:

– El día de coger mucho aprecio al suelo: dos pasos y se caen, se levantan, cinco pasos más y al suelo otra vez. Lo quieren tanto que da igual si lo abrazan en la acera como encima de un pipí de perro. Son muy amorosos mis hijos.

– El día de las rendiciones pacíficas: Ante una negativa de moverse… sentadilla al suelo. Eso sí que son rendiciones pacíficas y no lo de las manifestaciones. No los levantas ni con chuches. Mis hijos podrían dar clases en la universidad sobre ello.

– El día de las manos de mantequilla: A lo largo del día se les caen tantas cosas al suelo, desde agua hasta platos y vasos. Si no lo limpiase cada vez en el suelo podrimos jugar tranquilamente a «El suelo es lava» y os juro que no lo tocaríamos.

– El día de ayudar mama: No sé si ese día lo llamaría así porque después de la ayuda mama tiene que ir detrás a volverlo hacer, y hay de ti cómo te vean ordenándolo porque quieren volver a prestar su ayuda. Y así como el ciclo de la vida que no tiene fin.

– El día del volcán de caca: Esos días mi hija no puede ir más limpia. Cuando le da por vaciar toooodo el intestino (en varias veces, por supuesto) hace tanta caca que no hay por donde cogerla y termina en la ducha con ropa y todo. Al terminar el día mi baño desprende un olorcillo muy exótico que ni las moscas se acercarían. Creo que lo voy a patentar, sería un buen insecticida.

– El día de llorar por todo y nada: Los bebés (Y no tan bebés) tienen la

facilidad de llorar a voluntad que ni las mejores actrices y actores lo hacen igual de bien. Pueden llorar porque no le dejo comerse una pila, también por qué se ha caído y se ha hecho una heridilla que ni con lupa se ve, pero oye ellos sí o pueden llorar porque toca recoger los juguetes y no pueden llevarlos todos de una.

Podría seguir y seguir, pero os hacéis una idea de mi aventurera vida. Estoy tan acostumbrada a ella que cuando me levanto por las mañanas lo primero que pienso es: ¿Qué día me toca vivir hoy?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.