GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES

Periodico de Baleares

Lo tiene claro: «Sólo lo llaman amor aquellos que no pueden pagarlo». «Nada te dará tanto placer como una buena profesional aplicada en ello».

Ricardo, de 51 años, repeinado, embutido a medida en un traje de Armani, manicura perfecta, sonrisa postiza de blanqueadas fundas, a la postre Director General de una, digamos, importante entidad bancaria y grupo empresarial…

Sale de su despacho levemente sudoroso, se acaba de tirar a su nueva secretaria, Sonia, de 21 años, de origen búlgaro. La conoció en uno de los prostíbulos que frecuenta, especialmente en uno perfecto para los gustos de sus homólogos japoneses, que vienen a visitarlo a menudo, después de «cerdear», como lo llaman ellos, pues en vez de pedir selectivamente algunos platos simplemente solicitan toda la carta del restaurante y prueban a su antojo todos los platos y especialidades repitiendo si es preciso las que más les gusten hasta la saciedad. Finalmente acaban en un prostíbulo y a puerta cerrada hacen lo mismo con las damas. La cuestión, es que en un día de esos, Sonia le gustó tanto a Ricardo que simplemente se dirigió al proxeneta ruso gerente del local y se la compró, nada barata, pero hay espaldas para eso y mucho más.

Ricardo es uno de los estrategas de un conglomerado de blanqueo de dinero, sociedades pantalla y club de brókeres, que incluso tienen su propio mini ejército de mercenarios como «equipo de limpieza» de todo cuanto ponga en peligro la organización que, por cierto, permite que en España los consumidores, adictos a drogas y prostitución de alto nivel tengan productos de «buena calidad» e, incluso, si se tiene «huevos de oro», eliminar personas «indeseables». Es una «estructura económica» de los mandamases mundiales de la droga. Es un zoo de narcos colombianos, mexicanos, marroquíes, mauritanos, holandeses, rusos, albanokosovares y serbios, sobre todo, afincados en nuestro país.

No son pescadillas, son tiburones blancos. Curiosamente, con el dinero que obtienen de nuestros burgueses esnifadores locales, se están comprando la mayor parte del parque inmobiliario de Baleares a través de fondos de inversión e inmobiliarias muy bien asentadas en el mercado Europeo. El dinero de la droga compra de forma impoluta lo que le da la gana, claro está, una vez se haya blanqueado antes en paraísos fiscales. La Guardia Civil lo sabe, les sigue el rastro hasta donde, los malos, les dejan, pues, nadie sabe cómo, o sí, siempre les toman la delantera.

Sonia, llegó a España a los 18 años, de aspecto aniñado, parecía ser más joven aún. La trajeron con la promesa de que le darían un trabajo de camarera en un conocido restaurante del paseo marítimo. Cuando llegó, le quitaron el pasaporte, le enseñaron las fotos de como tenían vigilada a su familia y que si no colaboraba irían provocando que uno a uno fuese sufriendo un «terrible accidente». Acto seguido su entrenamiento consistió en ser violada durante una semana por los 27 integrantes de la célula de captación de blancas. La «educaron», incluso con vídeos porno, para simular orgasmos y sobreactuar para aparentar entregarse totalmente al placer del machote que la poseía. La vestían de lolita, con la típica minifalda a cuadros, lo cual, con su aspecto naturalmente infantil hacía que se la pusiera más dura al depravado que la violaba, claro está, pagando. Hasta que un día conoció a Ricardo y la compró sólo para él. Ella es una de las mujeres esclavas que él posee. Pues tiene un harén a su medida. Varias secretarias, personal femenino de servicio en casa… Comprenden ¿verdad?

Y ahora le toca a Paco, que trabaja en EMAYA, es barrendero, consiguió el trabajo por vía clásica en esa empresa pública, como muchos, por enchufe familiar. Con su suculenta nómina y pagas extras, que además, al ser soltero y con casa propia, le permiten ser un currante feliz y de costumbres típicas, vive con ciertos rituales perennes en su vida como puede ser un variado matinal en el mercado del olivar, una Cruzcampo fresquita y los fines de semana ir cambiando de puticlub según haya «carnaza fresca» para darse uno o dos gustos al cuerpo con el complemento de un par de rayas de farlopa.

Paco también se benefició a Sonia varias veces, de hecho, se han cruzado por la calle, Sonia aparenta no verlo, en cambio, él, babea al pensar lo que le hizo a ese culito. Pero ya saben, en este país tan «católico» y de doble moral, nos conformamos con llamarlo actividad «alegal». En países como Suecia estaría cometiendo un delito por el cual ingresaría en prisión. Baleares, a la postre España, es el segundo país del mundo con mayor volumen de negocio de prostitución, sólo por detrás de Tailandia y Puerto Rico.

Cuatro de cada diez hombres españoles, según la organización Médicos del Mundo, de entre 35 y 50 años, tiran de cartera para abusar de mujeres como Sonia. Eso entraña, que usted puede tener con alta probabilidad a un violador como hermano, primo, amigo, jefe, vecino e, incluso, no hace falta ni que mire a su alrededor porque tal vez sea usted mismo.

Acerca del autor de la publicación

TONI BAUZÁ

Director Contenidos y Audiovisual | Agente de Prensa | Mallorca
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: