El Consell de Govern, a propuesta de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación, ha aprobado el decreto por el cual se establece la reserva marina de las islas del Toro y de las Malgrats, y se regulan las actividades de extracción de flora y de fauna marina y las actividades subacuáticas. Las reservas marinas de la isla del Toro y de las islas Malgrats fueron creadas el 2004 por el Govern de las Islas Baleares a partir de un estudio de la Sociedad de Historia Natural de las Baleares. Hasta ahora, la superficie total de estas dos reservas marinas de interés pesquero era de 227 hectáreas. Con la unificación y la ampliación hasta la punta de Cala Figuera llegan a las 2.952 hectáreas, es decir, 13 veces más que la superficie actual.

La unificación y la ampliación de la reserva marina extenderá en una área más grande la recuperación de los recursos pesqueros que se ha producido a las reservas existentes, provocará un incremento sustancial de las poblaciones de peces comerciales del suroeste de Mallorca y favorecerá al sector pesquero y artesanal y las actividades económicas relacionadas con la observación de peces.

El Pleno del Ayuntamiento de Calvià, el 24 de septiembre de 2020, adoptó el acuerdo ampliamente mayoritario de instar el Govern de las Islas Baleares a iniciar el expediente para unificar y ampliar las reservas marinas actuales. Los motivos serían el buen estado ambiental de cala Rafaubetx y la existencia de hábitats bentónicos de gran valor, como praderas de posidonia y formaciones de coralígeno, que pueden contener poblaciones de peces con valores de diversidad y biomasa muy superiores a los observados. La unión de las dos reservas puede ser el precedente de una futura ampliación hacia la bahía de Palma y los islotes del Sec y la Porrassa, tal como solicitan el Ayuntamiento de Calvià y algunas entidades privadas conservacionistas, cuando se produzcan las condiciones que lo permitan.

Desde su creación, la biomasa ha experimentado crecimientos extraordinarios, y en algunas especies tan emblemáticas como el mero y el corballo es, respectivamente, hasta 52 y 284 veces superior que hace 18 años en la isla del Toro. En cuanto al conjunto de las especies de peces vulnerables a la pesca, la biomasa existente en la isla del Toro es la más grande registrada nunca a cualquier punto del litoral de las Islas Baleares.

El decreto establece también las actividades extractivas de flora y de fauna permitidas, como la pesca profesional de las embarcaciones de artes menores inscritas en el censo correspondiente y la pesca recreativa y el marisqueo recreativo. Queda prohibida la pesca recreativa desde tierra entre la cala de s’ Art y el Morro de’n Feliu. En cuanto a las actividades subacuáticas, el decreto establece dos zonas especiales de buceo, una para la isla del Toro y otra para las islas Malgrats. En ninguna de las dos se permiten las inmersiones nocturnas.

En la zona especial de buceo de la isla del Toro, ubicada en el perímetro marino de la isla, queda prohibida toda clase de pesca marítima y de extracción de flora y fauna marinas, a excepción de las muestras con finalidad científica y de la pesca marítima profesional de artes menores como son los artes de parada, moruna o solta, en su punto conocido como Clot des Moro, y la jonquillera entre el 1 de enero y el 30 de abril.
En la zona especial de buceo de las islas Malgrats, ubicada en el perímetro marino de las Islas Malgrats y els Conills, tampoco se puede pescar ni extraer flora y fauna marina, a excepción de las muestras con finalidad científica y la pesca profesional con artes de parada, moruna o solta en su punto conocido como Racó de s’Almadraba, la jonquillera entre el 1 de enero y el 30 de abril. También se permite el uso de la potera para cefalópodos, entre el 1 de octubre y el 31 de diciembre, y el volantín desde embarcación, entre el 1 de octubre y el 30 de abril. La pesca recreativa desde tierra con caña con un máximo de una caña por pescador estará permitida entre el 1 de enero y el 30 de abril. La pesca desde los islotes está prohibida.

Las zonas especiales de buceo establecen puntos concretos donde se podrán llevar a cabo las inmersiones con un máximo diario. Así, la zona de la isla del Toro tiene 6 puntos concretos, que tendrán que ser balizados. Cada punto se podrá visitar cuatro veces al día y por un máximo de 12 submarinistas por visita. El número de inmersiones máximas diarias no podrá superar en ningún caso las 290 personas, ni nunca podrá haber más de 48 personas buceando de manera simultánea en el entorno inmediato de la isla del Toro. La zona de las islas Malgrats tendrá 4 puntos concretos, que también se tendrán que balizar, y se podrá visitar cuatro veces al día y también por un máximo de 12 submarinistas por visita. El número de inmersiones máximas diarias no podrá superar en ningún caso las 192 personas.

Las reservas marinas de interés pesquero han demostrado ser, desde el 1999, año de inicio de la creación de la red de reservas, una herramienta de gestión importante para recuperar las poblaciones de peces comerciales y para conservar los hábitats naturales marinos. El decreto establece también la creación de una comisión de seguimiento de la reserva, que sustituye las comisiones de seguimiento de las reservas marinas de la isla del Toro y de las islas Malgrats.

Acerca del autor de la publicación

ACMA Asociación Cultural por la Defensa del Medio Ambiente

ACMA Asociación Cultural por la Defensa del Medio Ambiente
Abrir chat
1
¿Cual es tu información o denuncia?
GRUPO PERIÓDICO DE BALEARES, tan pronto nos resulte posible, será atendido, gracias.
A %d blogueros les gusta esto: